Inés Benavides con vajilla diseñada por Nuria Blanco. | D.R.

10 claves para decorar en Navidad (sin excesos... o sí)

Hemos preguntado a varios interioristas y expertos en diseño para que nos recomienden cómo poner la casa y la mesa estas fiestas y nos cuenten las últimas tendencias navideñas. Estas son sus recomendaciones. 

 

 

Paka Díaz |Woman.es

Otra vez toca sacar los adornos navideños para decorar la casa y empezar a pensar cómo poner la mesa en las fechas más señaladas. Para que no te pille el toro y no te dediques a colocar espumillón (que por cierto, no es tendencia este año… ¿lo ha sido alguno?), hemos preguntados a varios expertos. Decoración natural, llena de brillos o ambas mezcladas. Hacerte un guión de qué quieres conseguir antes de empezar o apostar por aprovechar para hacer una desconexión digital en familia. Estas son sus claves para que elijas qué tipo de Navidades quieres y la hagas realidad en tu decoración. 

1. ‘Brillibrilli’. Según Marta Casas, del estudio de interiorismo Mimouca Barcelona, como ocurre con el maquillaje y la moda, la tendencia ‘brillibrilli’ puede arrasar, también en en la decoración, estas fiestas. “Ahora hay una tendencia hacia lo lujoso, los brillos y la luz. O sea, una decoración más ostentosa y menos minimalista”, apunta aunque añade que una opción para que tanto brillo no nos ciegue puede ser combinar el color blanco que “aporta luz, recuerda a la nieve, el invierno” con los brillos y la purpurina. Casas también recomienda apostar por combinar esos dorados o metalizados con tonos tierra, marrones, calderas, otra combinación que ayuda a compensar tanto oropel. Ya que no hay que olvidar que “la mesa debe aportar luz y una elegancia sofisticada”, explica.

La tendencia 'brillibrilli' puede arrasar estas fiestas. | Maisons du Monde

2. Elementos antiguos. Una apuesta segura para las grandes ocasiones es acudir a las herencias. Esos ajuares tan bonitos, aquel mantel de lino ideal de tu abuela… Todo está permitido y, además, lo recomiendan los expertos. Por eso Marta Casas anima a “sacar del armario el mejor ajuar del que dispongamos. Idealmente vajilla de porcelana antigua, cristalería tallada, cubertería de plata…”.   Por su parte, la interiorista Inés Benavides apuesta por mezclar con algún toque de vanguardia. “Puesto que es una fiesta tradicional, la Navidad suele ser clásica en mi casa, aunque siempre tiene algún elemento original y moderno. Cada año cambio el color y los adornos de Navidad, pero la atmósfera siempre es la misma, y procuro que transmita serenidad, calidez y alegría”, apunta. 

3. Orden y equilibrio. “Dentro del estilo de cada uno, se debe mantener un equilibrio y un orden cromático y de texturas para que visualmente sea armonioso y elegante”, explica Marta Casas. Además, no debes olvidar el resto de la casa. Sin resultar excesivo (o sí, es Navidad) puedes usar toques para crear ambiente navideño. Sin duda el árbol es uno de ellos. “A mi me gusta poner el árbol muy recargado, con muchos adornos en oro o plata y muchas luces pequeñitas”, explica Inés Benavides. Y, como bien apunta Nerea Molina, como no a todo el mundo le gusta la decoración navideña clásica, la interiorista recuerda que “hay vida más allá del gorro de Papá Noel: metales, terciopelos, mármoles, son materiales que también pueden incluirse en la mesa y conseguir un look navideño y sofisticado”. Todas opciones válidas para conseguir un equilibrio perfecto. 

Kenay Home

4. Rojo, verde o… ¡Turquesa! “El rojo o el verde del clásico abeto, son colores que nunca deben faltar, en mayor o menor medida, en la decoración de nuestra mesa”, afirma Alex Molina, creador junto a Lindsey Myhren de Savia Bruta, una floristería online y la primera Escuela de Diseño Floral de Madrid donde imparten cursos y talleres para aficionados y profesionales de la floristería. Pero, además, Molina apunta que cada Navidad hay un color que marca tendencia. El pasado fue el mostaza pero este viene fuerte el turquesa.  “Lo puedes introducir en tu decoración con unas velas (puedes jugar con velas en tres alturas), siempre colores envejecidos y muy invernales acordes con la época del año”, anima. Pero hay quien prefiere optar por un entorno menos colorido. “El ambiente navideño se puede conseguir con texturas más ricas o con algo de brillo, que pongan la nota festiva. En general me gusta más utilizar adornos en plata, oro y metales, que el rojo que me parece un color más agresivo”, apunta Inés Benavides.

5. No tapes a los invitados. Uno de los mayores errores que pueden pasar, apuntan los expertos, es se demasiado vertical en la decoración de la mesa. “Estamos deseando que llegue la Navidad para llenarlo todo de decoración, flores, espumillón, bolas, guirnaldas y spray de nieve por todos lados…. Y, a veces, nos venimos arriba. No hace falta dejar la mesa vacía pero tampoco hacer un centro de mesa tan frondoso que no puedas ver al que tienes sentado enfrente. Si la decoración aparece en su medida justa, no molestará y podrá quedarse toda la velada sin necesidad de quitarla”, apunta Nerea Molina, Art Director de Kave Home. “Mi consejo como florista es que en Navidad pasarse no es problema, pero cuidado con la altura de la decoración de mesa; abundante pero baja, como máximo 35 cm de altura (las velas alargadas no son problema ya que no molestan mucho), debido a que puede suponer un estorbo a la vista y a la hora de poder hablar con la persona que tenemos en frente”, explica Alex Molina que recalca que en Savia Bruta, “apostamos por lo natural”. 

6. Empieza por el mantel. Lo primero que debemos escoger es el textil de la mesa. Si optamos por un mantel estampado, llamativo, debemos combinarlo con una vajilla lisa. Si por el contrario elegimos un mantel liso, podemos combinarlo con una vajilla con algún dibujo”, recomienda María Lizarraga, Interior Design Specialist de IKEA Ibérica. Para Paula Martino, Responsable de estilismo de Kenay Home, “los toques dorados en la vajilla y cristalería son imprescindibles en Navidad porque aportan el toque sofisticado perfecto”. También apuesta por la cubertería dorada, y a ser posible envenjecida, Meritxell Ribé, creadora del Estudio de Interiorismo y Decoración THE ROOM STUDIO junto a su socio Josep Puigdomènech. Además, Ribé aconseja “seleccionar un mantel liso en tonos tierra y suaves, al que se le colocará una tela navideña y de fiesta acorde con el resto de la decoración y servilletas de tela acordes con el mantel”.

Se recomienda seleccionar un mantel liso en tonos tierra y suaves esta temporada. | Maisons du Monde

7. La clave está en el centro. En el centro de mesa, se entiende, ya que es muy importante incorporar en la mesa algún centro de mesa para darle un aspecto muy navideño. “A la hora de escogerlo, debemos tener en cuenta cómo es la forma de la misma”, afirma María Lizarraga. O sea, si es una mesa redonda, optaremos por un centro redondo; si es ovalada, alguno que sea ovalado; si la mesa es cuadrada podemos poner un centro cuadrado en el medio y si es una mesa rectangular, podemos incorporar dos centros, uno a cada lado para que esté equilibrada. Además, Lizarraga recuerda que se puede apostar por una desconexión digital en las comidas más familiares del año: “Podemos poner una caja bonita como centro y así meter los móviles y desconectar durante estas reuniones familiares”. Por su parte, Alex Molina se decanta por un bonito centro de flores naturales, su especialidad: “Si yo tuviera que escoger una corona-centro que llevarme a mi casa, sin ninguna duda optaría por el clásico verde y rojo, porque para mi es lo que mejor representa la Navidad más bonita y natural, sin bolas ni estrellas que es algo más decorativo, ya que, en Savia Bruta, apostamos por lo natural”. Para dar un toque de bosque, Molina sugiere usar un en el centro, un camino de hojas verdes con elementos blancos y dorados. También recomienda decantarse por una versión más estilo nórdico Paula Martino: “Decora el centro de la mesa con elementos naturales como piñas, frutos de invierno, unas ramitas de abeto y combínalo con una guirnalda de luces, conseguirás un centro de mesa muy especial”. 

A la hora de escoger el centro de mesa debemos tener en cuenta cómo es la forma de la misma. | Lorenzo Duran

8. Detalles personales. Personalizar la mesa aporta con muchas ventajas, además de la estilística. La más importante es que lograrás llegar al corazón de tus invitados. “Por ejemplo, podemos poner una cuerdecita en el servilletero con algún mensaje dedicado a esa persona; dejarles un adorno del árbol para que se lo queden como recuerdo o incluso algún elemento natural como una piña”, propone María Lizarraga, Interior Design Specialist de IKEA Ibérica. Las opciones son muy variadas. Si a tu pareja le encanta la literatura, ¿por qué no poner un vino que homenajea a uno de los mayores éxitos de las letras españolas recientes? Además de estar buenísimo, con su mezcla única de uva Tempranillo y un ligero toque de Graciano, la etiqueta de Solar de Samaniego Gran Reserva 2012 está firmada Fernando Aranburu, el ínclito autor de Patria. Otra opción es dejar bombones en cada plato, como las cajitas con forma de estrella de diferentes sabor y colores que ha sacado Ferrero Rocher. O, simplemente, “escribir un mensaje o nota personalizada con hojas de muérdago para cada invitado”, propone Meritxell Ribé, de THE ROOM STUDIO.

Son muchas las posibilidades para personalizar una mesa en Navidad. | Kave Home

9. Ojo con los excesos. Hay quien enloquece con las fiestas, pero hay que tener en cuenta que menos es más y que, en decoración como casi en todo, hay que tener un ‘guión’. O sea, primero pensar la idea y ponerla en práctica sin salirte de ella para que al final no hayas mezclados churras, merinas y muuucha purpurina. Nerea Molina, Art Director de Kave Home, reconoce que así es. “Estamos deseando que llegue la Navidad para llenarlo todo de decoración, flores, espumillón, bolas, guirnaldas y spray de nieve por todos lados…. Y, a veces, nos venimos arriba”, comenta pero para evitarlo “piensa en un estilo o temática acorde con tu cena para poder añadir elementos coherentes entre ellos. Por ejemplo, este año el estilo natural predomina sobre los demás: tablas de madera, piñas, ramilletes de canela y naranja, salvamanteles de arpillera… si todo tiene un estilo similar será más fácil evitar una mesa sobrecargada y sin sentido”. La diseñadora de interiores María Lizarraga comparte su truco para no caer en los excesos: “Para no excedernos en los adornos lo que hay que tener presente siempre es la funcionalidad. Un exceso de decoración puede impedir que el espacio sea funcional, por ejemplo, incorporando muchos centros en la mesa que nos dejan poco espacio para los platos o si ponemos un árbol muy grande en medio de un salón que pueda entorpecer el paso”. O sea, si tras decorarla ves que no caminas con fluidez por tu casa o te sientes algo incómoda en la mesa, toda retirar elementos que son, a todas luces, sobrantes. ¡Ánimo y sin compasión! 

La luz cálida que conseguirás con las velas es perfecta para las comidas y cenas navideñas. | Kave Home

10. El tiempo de las velas. Las puede poner en el típico candelabro elegante con una vela alargada o también optar por faroles y campanas con velas, que puedes complementar con piñas o ramas para protegerlos y así evitar que se caigan o se apaguen con la mesa tan concurrida como suele estar en esta época del año. “Las campanas vienen pisando fuerte, y nos dan muchas posibilidades para hacer un centro de mesa original o incluso una presentación de postres sorprendente”, apunta Nerea Molina como sugerencia. “La luz cálida que conseguirás con las velas es perfecta para las comidas y cenas navideñas. Utiliza unos bonitos portavelas con forma de estrella y colócalos a lo largo de la mesa entre ramitas de abeto”, apunta Paula Martino, mientras que Molina recuerda que “de nada sirve una mesa preciosa, si está mal iluminada. Una luz excesiva le restará calidez, por el contrario, si ésta es escasa, la conversación se volverá incómoda lucirá aún menos. Jugar con velas, botes con guirnaldas luminosas, lámparas de pie o de suspensión, puede crear el toque perfecto para hacer que una mesa de Navidad tenga esa magia especial”.