Pexels

Todos los secretos del mundo para ser feliz

Hoy se celebra el Día de la Felicidad y para celebrarlo proponemos una vuelta al mundo en busca de las costumbres que hacen felices a los habitantes de distintos lugares del planeta. Lo hacemos a bordo de las páginas de  "El Atlas de la Felicidad" (Libros Cúpula), un viaje alrededor del globo a través de treinta y tres formas de entender la felicidad. 

Woman.es

Ser feliz. Esa es la cuestión. Y por eso, la Asamblea General de la ONU proclamó en 2012 el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad, con el objetivo de subrayar “la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno”. Desde entonces dedicamos al menos este día a reflexionar sobre los ingredientes que forman parte de esa fórmula escurridiza. La periodista y escritora británica Helen Russell ha hecho mucho más que eso: ha emprendido un periplo alrededor del mundo para recopilar las costumbres culturales de 33 países y ofrecernos en El Atlas de la Felicidad un mapamundi de lo que significa vivir una vida plena. “Algunos de los temas que surgieron mientras investigaba eran universales, como pasar tiempo con la familia y los amigos, rebajar la presión en el trabajo o sumergirse en la naturaleza, mientras que otros, como beber en ropa interior en Finlandia o valorar la vejez en Japón eran intrigantemente únicos. Pero una cosa es segura: todos podemos ser más felices, y las formas que nos pueden ayudar a llegar a serlo son infinitas”, afirma la autora.

Para que nos hagamos una idea, en ese catálogo de pequeñas cosas que nos hacen felices se incluye una costumbre española: la cultura de las tapas y el arte de la sobremesa que, sí, son momentos que nos hacen tan felices que, efectivamente, deberían exportarse. Pero como en eso ya somos auténticas expertas, proponemos otras tradiciones que nos son extrañas para entrenar y perfeccionar el arte de la felicidad. Como la inspiradora filosofía de los islandeses: el Þettareddast, la creencia inquebrantable de que, al final, todo saldrá bien y que te será muy útil cuando, por ejemplo, tengas una entrevista de trabajo y estés de los nervios. ¿Te sientes perdida? Haz como los chinos y encuentra tuxingfu, algo que te aporte un verdadero sentido de propósito. ¿Tienes demasiadas cosas entre manos y con frecuencia piensas que estás al límite? Los italianos te pueden enseñar el delicado arte del dolce far niente.

Libros Cúpula

Otra manera de experimentar eso que llamamos felicidad es practicar el meraki griego. La palabra no tiene traducción en ningún otro idioma pero expresa “la precisión, la dedicación y la concentración plena que se aplica al trabajo, normalmente, de naturaleza creativa o artística. Se trata de una demostración introspectiva y precisa del cuidado y del amor”, explica Russell. Viene a ser hacer algo (lo que sea: cocinar, redecorar el salón, o restaurar un mueble viejo...), con amor y creatividad, poniendo el alma en ello. ¿Que todavía no has encontrado tu pasión? Prueba suerte con algunas actividades. Las aficiones nos hacen más felices, y estar presente además de concentrarte en lo que estás haciendo también te aportará un sentimiento de conciencia plena. ¡Todo son ventajas!

Otra palabreja impronunciable de nombre a una tradición finlandesa, el kalsarikännit. No te pediremos que te quedes con el nombre, pero sí con la idea. Significa, literalmente, beber en tu casa en ropa interior. Como lo oyes. Puede que sea porque allí no tienen nuestra inmensa y tentadora oferta de bares y restaurantes o que, la mayoría de los días pasadas las cinco de la tarde más te vale estar a buen resguardo de tu hogar. Sea como fuere, si esto hace felices a los finlandeses, ¿tanto nos cuesta probarlo? Las instrucciones que nos ofrece Helen Russell en El Atlas de la Felicidad son bien sencillas: avisa a tus amigos de que hoy no saldrás, que no cuenten contigo. Pertréchate de las provisiones necesarias (tu bebida preferida, cosas ricas para picar y el libro que te tiene enganchado o la serie que estás deseando terminar), cierra las cortinas, ponte ropa interior cómoda (no es momento de llevar tangas de encaje ni nada con aros)… Y ya estaría: ¿Sientes la felicidad?

Relacionados