Ángela Merkel junto al presidente de Ucrania Volodymyr Zelenskiy.  | Michael Sohn / GTRES

¿Por qué sufre temblores Angela Merkel?

La canciller alemana ha vuelto a sufrir fuertes temblores durante un acto oficial en Berlín. Es la segunda vez que le pasa en menos de 10 días y la preocupación por su estado de salud crece.

Woman.es

Sucedió durante la visita de Merkel al palacio de Bellevue, residencia del presidente del Estado, Frank-Walter Steinmeier, donde se celebró el acto de nombramiento de la nueva ministra de Justicia, Christine Lambrecht. Allí, mientras Steinmeier pronunciaba su discurso, vimos a la mujer más poderosa del planeta temblar y sujetarse los brazos tratando de contener los temblores. Estos impactantes signos de debilidad física ya se han repetido en varias ocasiones. La última hace apenas nueve días, cuando sufrió el mismo problema durante la visita del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

En esa ocasión, los dos mandatarios escuchaban erguidos el himno alemán cuando su cuerpo empezó a sufrir fuertes espasmos y Merkel trataba de calmarlos cambiando de una postura a otra. Hacía aquel día un sol de justicia en Alemania y el acto se celebraba al aire libre y en pleno mediodía, así que en su posterior comparecencia ante los medios Angela Merkel, que el próximo 17 de julio cumplirá 65 años, le quitó importancia al episodio cuando, al ser preguntada por una periodista, lo atribuyó a la deshidratación. “Estoy bien, me he bebido al menos tres vasos de agua, que parece que me faltaban, ahora me siento de nuevo bien”, declaraba. La ola de calor está siendo también inmisericorde en Alemania, sin embargo, el protocolario acto de ayer tuvo lugar en el interior del palacio presidencial y, en las imágenes difundidas por los medios alemanes se aprecia a una canciller temblorosa que, sin embargo, rechazó el vaso de agua que le ofreció un asistente.

Los expertos consultados por los medios y agencias de prensa alemanes han confirmado que pueda deberse a un problema de deshidratación, sumado al estrés y a la implacable agenda de Angela Merkel. Estos factores puede provocar una pérdida de electrolitos en el cuerpo y eso, a su vez, podría provocar espasmos y temblores descontrolados. Aunque hay otras causas médicas –desde leves a más graves– que podría explicar estos episodios, la salud de la canciller es un secreto de Estado y no hay más información oficial, mientras que los médicos consultados no pueden establecer un diagnóstico en base a las imágenes, lo que alimenta las especulaciones. Las más preocupantes apuntan a que pueda tratarse de una enfermedad neurológica como el Parkinson, sin embargo algunos expertos lo ven poco probable puesto que las convulsiones de Merkel han sido fuertes y repentinas y los temblores propios del Parkinson son más débiles y continuados. Otra buena noticia es que la canciller ha continuado con su agenda sin cambiar ni una coma y ya está en Japón participando en la cumbre del G-20. El mundo entero tendrá los ojos puestos en ella.

Relacionados