@gigihadid / INSTAGRAM

6 buenos propósitos en clave healthy

Quien más y quien menos aprovecha estos días para hacer balance y hacer su particular lista de propósitos. Sentirse mejor, más enérgico y satisfecho debería ser un objetivo universal para cada día del nuevo año. Claro que es mucho más fácil decirlo que conseguirlo. Te sugerimos algunas estrategias que te ayudarán.

C. Ávila | Woman.es

1. Incluye superalimentos en tu dieta. No son ni mágicos ni milagrosos, pero te darán energía porque están repletos de vitaminas y minerales. Además le darán un toque exótico a tu dieta y la sacarán del aburrimiento y la rutina a través de nuevos sabores, texturas y posibilidades. Toma nota: col kale (tiene una potentísima concentración de nutritientes en cada una de sus hojas: hierro, fibra, calcio, vitaminas C, A, K…), semillas en general y las de chía en particular (son ricas en proteínas, antioxidantes y fibra, es la mayor fuente vegetal de olmega-3), cúrcuma (le dará un increíble sabor y color a tus platos y además tiene propiedades antioxidantes, atiinflamatorias, antibactarianas y antivirus. Y hay más: alga espirulina, quinoa, aceite de coco, edamame…

2. Cultiva el optimismo. Ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío, no solo hará tu vida más feliz y agradable (y también la de quienes están a tu alrededor), además, será un plus para tu buen estado de salud. Afrontar los obstáculos y las dificultades del día a día sin hacer una montaña de un grano de arena permite disminuir el estrés, estimula el sistema inmunitario y las zonas del cerebro implicadas en la percepción del dolor se muestran menos activas. Así que los estudios lo confirman: los optimistas no solo viven mejor, sino que viven más.

@lilyaldridge / INSTAGRAM

3. Busca nuevas disciplinas de ejercicio para evitar el aburrimiento (y el consiguiente riesgo de abandono). El TRX sigue aumentando en popularidad, dándoles a los usuarios la capacidad de esculpir su cuerpo y quemar grasa desde todos los ángulos con un solo aparato. Si prefieres el fitness-fusión el B3B combina, en una sola sesión de 45 intensos minutos, todo lo bueno del ballet, del boxeo y de la bici y promete quemar grasas, endurecer y tonificar los músculos y estilizar la figura.  Modelos como Doutzen Kroes o Gigi Hadid conocen lo bien que fusionan para moldear un cuerpo fuerte y grácil a partes iguales.

4. Empieza el día en slow motion. Saltar de la cama en el último minuto después de haber apagado el despertador cinco veces no es un buen comienzo porque el mal humor y las prisas están asegurados. Madrugar más (puedes empezar por 10 minutos e ir aumentando el tiempo poco a poco) te permitirá reservarte los primeros momentos del día para dedicártelos a ti misma y a algo placentero: desayunar cada día como si fuera fin de semana, leer un capítulo del libro que te tiene enganchada, meditar o ir caminando al trabajo… Está demostrado que las personas madrugadoras son más felices: Un estudio de la Asociación Americana de Psicología demostró que las personas que tienen como costumbre levantarse temprano, se sienten más satisfechas , son más eficaces, tienen mayor autoestima. Sólo hace falta que no te hagas la remolona y te animes a comprobarlo.

@ariadneartiles / INSTAGRAM

5. Practica el mindfulness. No se sabe muy bien por qué, pero tenemos cierta tendencia a preocuparnos demasiado por el futuro, olvidándonos del presente. A eso se le llama síndrome de la felicidad aplazada y consiste en pensar que seremos felices cuando consigamos un ascenso, cuando nos enamoremos, cuando lleguen las vacaciones… Por eso nos vendrá muy bien entrenar nuestra mente con ejercicios como la meditación o el mindfulness, que no es otra cosa que la habilidad de poner los cinco sentidos en el presente.

6. ¡Sueña, sueña, sueña! Anchor Shawn, psicólogo experto en felicidad de la Universidad de Harvard, explica cómo en un estudio se observó que simplemente con pensar en la idea de ir a ver su película favorita, el nivel de endorfinas aumentaba un 27%. A menudo se disfruta más de la espera y la planificación que de la actividad misma. Señala en el calendario citas apetecibles: una salida a cenar, un fin de semana con amigas... Permítete incluso ir más allá e imaginar cómo te gustaría que fuera tu vida dentro de unos años, o cómo serían unas vacaciones en ese lugar idílico... Independientemente de que se hagan realidad o no, estas visiones agradables elevan los niveles de hormonas y nuestro buen humor.