GTRES

Teen Choice Awards 2015: el inspirador mensaje de Chloe Grace Moretz

Woman.es

Muchos se preguntan cómo será la vida de actores y actrices menores de edad que comienzan sus carreras desde muy pequeños.

Muchos acaban siendo juguetes rotos (como Lindsay Lohan, que aún lucha por volver a flote), otros acaban rechazando ese pasado (como Miley Cyrus, que tiene éxito pero acaba de confesar lo mal que lo pasó mientras rodaba 'Hannah Montana') y otros consiguen superar el éxito. De momento, Chloe Grace Moretz, actriz con una larga trayectoria a sus espaldas a pesar de tener solo 18 años, se encuentra en ese límite fronterizo en el que pronto tendrá que pasar de ser una joven promesa a intentar entrar en la edad adulta hollywoodiense.

Mientras, ella misma reconoce los sinsabores de la fama, y lo ha hecho, precisamente, cuando el público ha reconocido su trabajo: al recoger el premio a Mejor Actriz Dramática en los Teen Choice Awards 2015 por su papel en la película "Si decido quedarme". Las palabras que compartió en la sala de prensa tras pasar por el escenario a recoger el premio y le preguntaron por consejos para jóvenes como ella sirven de inspiración para adolescentes y adultos:

"Es difícil porque todavía soy una adolescente, así que es difícil para mí hablarle a otras adolescentes y decirles cómo deberían sentirse o qué deberían hacer. Pero creo que lo mejor que hay es quererte a ti misma y ser tú misma. Especialmente en mi industria y cómo he crecido, me han llevado hacia distintas direcciones y me han dicho que tenía que ser esto o lo otro. Tengo que ser más delgada. Tengo que ser más rubia. Tengo que tener este aspecto. Tengo que llorar mejor en escena. El mejor consejo que mi madre siempre me da es que si no estás contenta con ello no lo hagas, si lo eres, hazlo, si te hace sonreír y te levantas por la mañana y te puedes mirar a ti misma en el espejo."

Cuando le preguntaron por lo mejor y lo peor de ser una adolescente, su yo adolescente bromeó y su parte más adulta se puso seria: "Lo peor es el acne. ¡Eso es lo peor de ser adolescente! Aún me enfrento a ello cada día. Lo mejor de ser una adolescente es que no tenemos todo el peso sobre nuestros hombros que tendremos cuando crezcamos. Sé joven y sé libre. Estoy aprendiendo más sobre esto cada día. Asumo mucha responsabilidad y siempre acabo en plan, "¡Mamá!" Y ella siempre me dice: "Te lo dije. Sé solo una niña. No seas demasiado seria mientras puedas."