Taylor Swift con uñas confeti. | D.R.

Taylor Swift se sincera sobre sus problemas alimenticios: "Dejé de comer"

En una entrevista con motivo del lanzamiento de su documental.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Taylor Swift ha decidido hablar alto y claro sobre su relación con la comida. La cantante, quien actualmente se encuentra de gira con su nuevo álbum y quien está también inmersa en la promoción de su documental 'Miss Americana', no ha dudado en compartir su batalla contra la báscula. En una sincera entrevista con la revista 'Variety', Taylor ha asegurado que crecer siendo toda una estrella internacional no ha sido nada fácil al tener que ver cómo su físico era cuestionado una y otra vez.

"Recuerdo que veía fotos de mi y pensaba 'tengo mucha barriga, no estoy lo suficientemente delgada o a lo mejor alguien decía en una revista que parecía que estaba embarazada y entonces me forzaba a mí misma a dejar de comer. Sí, dejé de comer en algunos momentos de mi vida", asegura. 

"Recuerdo que la primera vez que aparecí en la portada de una revista fue bajo el titular '¿Embarazada a los 18?' y todo porque unos días antes había llevado un vestido que me hacía un poco de barriga. Aquello lo registré como un castigo hacia mí. Por el contrario, cuando alguien me halagaba por poder entrar en un vestido recién salido de la pasarela y no tener que hacerle ningún cambio, me lo tomaba como algo positivo. Tu mente registra esas cosas y al final acabas haciéndote daño a ti misma", recuerda.

"Hay cosas que son imposibles. Una tiene que asumir su talla sin sentirse mal. Yo soy una talla 6 y no es malo. Es solo un número. Pero en las épocas en las que solía ser una talla 0 mentía a la gente diciendo que era porque hacía mucho ejercicio. Que lo hacía, pero no comía. Si estás delgada, no puedes tener el culo que todo el mundo quiere. Y si tienes culo, no puedes pretender tener tu estómago lo suficientemente plano. ¡Es imposible tenerlo todo!", afirma.

Sin embargo, Taylor ha aprendido a querer su cuerpo y a mimarlo con el paso del tiempo: "Es imposible que no te afecte lo que la gente dice de ti, pero sí que se puede decidir qué opiniones te importan y cuáles no".

 

Relacionados