Taylor Swift: ¿cómo has llegado hasta aquí?

Hace nada era una cantante country en la que nadie se fijaba, ahora flamante ganadora de varios premios Grammy.

Araceli Ocaña | Woman.es
Ver 18 fotos

Era julio de 2015 y nadie podía soportar dos cosas: el calor y una noticia más sobre la familia Kardashian. Pero, por otro lado, las múltiples noticias sobre Taylor Swift (ella con su novio, ella invitando a cantantes de todo tipo sobre el escenario, ella saliendo del gimnasio con el pelo perfecto) nunca eran suficientes. No se trataba de un doble rasero, sino una estrategia de marketing muy bien pensada para que, efectivamente, todos hablásemos de la rubia sin cansarnos.

 

Una foto publicada por Taylor Swift (@taylorswift) el

Y eso es, precisamente, lo que, pasados los meses, y echando la vista atrás, da rabia: más allá de que Taylor Swift parezca perfecta o que su grupo de amigas (su 'squad') parezca hecho a medida, más allá de que se haya llevado a casa tres Grammys en 2016 (que se suman a los 7 que ya tenía), lo que fastidia es que ahora a la industria se le ha acabado la paciencia, y empieza a descubrirse que todo lo que creíamos cierto ("Mi religión es el pop y mi diosa es Taylor Swift" se pudo escuchar alguna vez en la redacción de Woman.es ese tórrido verano) podría ser, como tantas veces, un producto de la imaginación de alguien.

@eleanormills / TWITTER

Eso es lo que ha venido a decir, más o menos, el Sunday Times, el suplemento del prestigioso periódico británico, que la llevaba a su portada pocos días antes de que subiese a recoger esos trabajados Grammys al escenario... Y no era, precisamente, para alabar su ascenso meteórico. Más bien lo contrario. Eve Barlow, crítica musical, relataba cómo consiguió acercarse a la nueva reina del pop (indiscutible puesto: solo ella ganaba unos 900.000 euros al día en 2015) y al poco tiempo cayó en desgracia tras constatar (y, ahí estuvo su fallo: publicar) lo que, básicamente, muchos empiezan (empezamos) a ver ahora: que Taylor Swift, mal que nos pese, ha perdido frescura.

Pero, ¿de dónde viene Taylor Swift? ¿Hacia dónde va este proyecto? Las malas lenguas dicen que ahora desaparecerá por un tiempo, tras conseguir, por fin, esos ansiados premios, y ser la reina efímera de una industria donde lo mismo eres del #teamPerry o del #teamSwift, en función de lo que pegue más fuerte en la radio. Lo que sí está claro es un pasado más que público, fácilmente reconocible: de los 14 a sus actuales 26 años Taylor se ha dedicado única y exclusivamente a trabajarse su fama.

Basta con ver la portada de su primer álbum (nombrado, nada especial, como ella) para darse cuenta de lo mucho que ha cambiado:

Store Taylor Swift

Musicalmente, desde aquel Tim McGraw (su primer single) también ha evolucionado bastante y no son pocos a los que ha enfadado: parece que a la niña bonita del 'country' su género se le quedó pequeño y tuvo que pasarse al pop para triunfar como los mayores. Un gesto lícito pero que deja un poco mal a uno de los sectores más tradicionales.

En lo personal, también ha cambiado lo suficiente como para ver que no solo ha habido una estilista de por medio y algún consejo de la discográfica: las relaciones públicas han acompañado a Taylor desde su más tierna juventud, cuando se mudó de Wyomissing (Pennsylvania) a Nashville (Tennessee) con un objetivo único, triunfar.

Dicen, de nuevo, todos los que han analizado su progresivo crecimiento, que todo en la vida de la cantante, y más en los últimos tiempos, está pensado al milímetro (vídeos de gatitos incluidos). Por ejemplo, sus elecciones amorosas, como cuando salió brevemente con Harry Styles (de One Direction) y al romper fue fotografiada (oh, casualidad) mirando melancólicamente al infinito sobre la cubierta de un barco. El asunto llegó tan lejos que su tema 'Bad blood' se vendió como la canción que escribió en aquellas horas bajas. Pasado el tiempo, ese tema apenas vendía así que para rodar el videoclip se reunió de todas sus amigas para llevar a todas las pantallas posibles la poderosa imagen de su 'squad'.

GTRES

Un grupito, por cierto, que también ha levantado sospechas: aunque en los últimos tiempos apenas se las ve juntas y ya se rumorea sobre una ruptura amistosa (especialmente desde que Kanye West le ha declarado la guerra y no todas se han posicionado a favor de su lideresa -Kendall, nadie te está acusando-), hubo un tiempo en el que no se concebía una imagen de la una sin las otras y viceversa y eran tantas las mujeres pertenecientes a ese club (todas modelos, cantantes y actrices, delgadas, siempre perfectas, hasta que decidieron incluir a Lena Dunham para aportar el punto rebelde y 'hipster') que más que un grupo de amigas muchos se preguntaron si no se trataba, más bien, de una beneficiosa asociación de famosas que se cedían fama las unas a las otras.

Sea como sea, y por mucho que haya cambiado solo queda una incógnita en el aire: ¿qué le depara el futuro a Taylor Swift? 

De 2008 a 2016 muchas cosas han cambiado... Y no solo el estilismo de Taylor Swift. | GTRES

· Todos los looks de los Premios Grammy 2016.

· El discurso de Taylor Swift para las artistas jóvenes (y un poco a Kanye West).

· Los mejores vestidos de la historia de los Grammy.

· Pitbull reconvierte a Sofía Vergara en la nueva J.Lo.

. El homenaje de Lady Gaga a David Bowie en los Premios Grammy 2016.

Relacionados