D.R.

Taylor Hill: "De pequeña era tímida y estaba muy acomplejada, esta profesión me ha enseñado a ganar autoestima y seguridad"

Desfila en las pasarelas más importantes, es ángel de Victoria’s Secret, aspirante a actriz y la ultima embajadora de Lancôme, que se ha sumado a Penélope, Julia Roberts y Kate Winslet para conquistar a millennials como ella, con los que está conectada a través de sus activas redes sociales. Nos contó su vida.

Olga Tarín | Woman.es

Con 14 años, Taylor Hill (Illinois, 1996) acertó al dejar la gimnasia por la moda. Su meteórica carrera rompe récords. Con 17 años ya participaba en los principales desfiles, con 19 se puso las alas de Victoria’s Secret por primera vez y a los 20 fichó como imagen de Lancôme. Sin embargo, ella nunca soñó con dedicarse a esto. "Un fotógrafo nos confundió a mis hermanas y a mí con modelos ¡y así empezó todo! En ese momento mis hermanas no querían saber nada de este mundo, pero yo en cuanto tuve la posibilidad quise intentarlo", comenta durante la sesión. 

¿Cómo cambió tu vida de repente?

Era una niña de instituto cuando empecé en este mundo. Y sabía lo que quería hacer con mi vida. Pensé: “Voy a probar esto de ser modelo. La escuela siempre va a estar ahí, pero puede que no vuelva a tener esta oportunidad”. Esa fue mi actitud. Y lo conseguí.

¿Qué es lo que más te gusta de ser modelo?

Que puedo inspirar a chicas jóvenes. De pequeña era insegura. Me veía rara: empollona, delgada y con gafas. Es bastante irónico que terminara trabajando en una industria centrada en el físico. Tuve que aprender a tener seguridad en mí misma, y eso es algo positivo. 

¿Y lo más difícil qué es?

Estar siempre “on”. Trabajo durante largos días sin quejarme aunque esté muy cansada. No puedo, porque nadie quiere trabajar con una consentida. Te enseña a tener paciencia, equilibrio y humildad. 

Describe un día típico en tu vida…

Me levanto, me tomo una taza de café y desayuno si tengo tiempo. Me voy al set, me peinan, hacemos fotos hasta las 5 de la tarde, más o menos. Por la noche, voy al gimnasio y entreno durante una hora y media antes de cenar. 

La piel de primavera de Taylor Hill. | D.R.

¿Cuál es el momento más memorable de tu carrera?

Ser un ángel de Victoria’s Secret y firmar mi contrato con Lancôme, ¡no podía creérmelo!

Actuaste en “Neon Demon”, de Nicolas Winding Refn, ¿cómo fue la experiencia?

Me pareció divertido y disfruté haciéndolo. Me gusta mucho el cine y me encantaría poder rodar con J.J. Abrams… es toda una leyenda. Sueño con interpretar a un alien.

¿Cómo afrontas los prejuicios ligados a las modelos?

Me molestan los comentarios sarcásticos cuando me ven comer una hamburguesa. Me dicen "¿pero cómo comes tanto?" Entreno muy duro todos los días. ¿Cómo voy a dejar de comer? 

Sufriste acoso escolar. ¿Cómo lo superaste?

Era reservada, mi altura era bastante atípica y se metían conmigo. Pero todo se supera.

¿Qué consejo das a las chicas jóvenes que empiezan su carrera como modelo?

No te escondas y muestra tu personalidad. A la gente le gusta las personas espontáneas. 

¿Qué tres palabras definen tu personalidad?

Divertida, friki y rara.

¿Y cómo es tu chico ideal?

¡Como mi novio! (Taylor sale desde hace dos años con el actor y modelo californiano Michael Stephens Hank). Tiene todas las cualidades que amo. Es cariñoso, tierno y comprensivo. Una buena persona de verdad.

¿Por qué aceptaste unirte a la familia Lancôme como Julia Roberts, Penélope Cruz o Kate Winslet?

Investigué todo lo que pude encontrar sobre Lancôme y me fascinaron sus campañas publicitarias concebidas como mini películas. Luego vi su canal YouTube y me convertí en fan absoluta. Es un sueño ser embajadora con todas esas actrices a las que admiro… Somos una familia,

 Representas a una nueva generación… ¿Cómo te identificas con la marca? 

Sus productos son lujosos, accesibles y súper eficaces Me gusta maquillarme y ahora tengo acceso a productos maravillosos y puedo utilizar mi plataforma para enseñar a las chicas mis trucos.

Taylor Hill mantiene a su novio de toda la vida. | D.R.

Como modelo, tienes que prestar mucha atención a tu piel. ¿Cuál es tu rutina??

Lo más importante para mí es estar siempre hidratada. Me desmaquillo por la noche con el agua micelar y luego mezclo un poco dos hidratantes: Énergie de Vie e Hydra Zen. Me encanta la sensación de frescor que aporta a mi piel después de un día con sesiones de maquillaje. 

¿Te maquillas cuando no trabajas?

No siempre, porque soy un poco tomboy, pero a mi lado femenino le encanta el maquillaje. Suele ser lo mínimo: corrector, máscara y bálsamo labial con color. Me hace sentir despierta para comenzar el día.

¿Cuál es tu icono de belleza? 

Angelina Jolie es mi persona favorita del mundo. Es humanitaria y está incluso más guapa con el paso del tiempo. La elegancia de Gisele Bündchen también me encanta… ¡y su pelo increíble! 

¿Cuál es el mejor consejo beauty que te han dado?

Mi profesor de arte siempre me decía que las imperfectas son las que se convierten en arte. Y eso se aplica a la belleza. Menos es más. Cuando nos obsesionamos por intentar esconder nuestras inseguridades, deberíamos parar, tener confianza y alejarnos. Hay algo hermoso en la sencillez.

 Dices que la personalidad hace bella a una mujer, ¿cómo es la tuya? 

Mis amigos me llaman “la niña salvaje”. Me gusta divertirme y hacer reír a la gente. También soy bastante friki y rara… no tengo ningún interés en ser una persona perfecta.

Eres la embajadora del nuevo Matte Shaker de Lancôme, ¿qué te gusta de esta barra? 

Es muy fácil de usar y queda un color potente y ligero a la vez. Y se mantiene durante todo el día, realmente tienes que usar desmaquillante para quitártelo.

¿Cómo se logra tener seis millones de seguidores en Instagram?

Siendo muy real en redes sociales. Estamos muy expuestas e intento que las chicas sientan que me conocen. Además, soy un ejemplo de que todo es posible. Soy como ellas, así que pueden ver de dónde vengo y cómo he llegado hasta aquí. Si yo lo he conseguido, todo el mundo puede.

Eres de la generación de Instagirls. ¿Qué os define?

Hace años solo veías celebrities, actrices y cantantes en las portadas de las revistas, pero ahora las redes sociales nos han devuelto el poder a las modelos. La gente puede conocernos de verdad y nos ven más cercanas y abiertas. Por eso hemos vuelto a ocupar tantas portadas. 

¿Y cómo decides lo que compartes en tus plataformas sociales? 

La verdad es que comparto de manera impulsiva. Cuando viajo suelo hacer un diario. ¡Es divertido! Deseo que conozcan mi verdadero yo y quiero ser amiga de todo el mundo. La gente se identifica conmigo. Lo que mantengo en privado son solo esas mañanas en las que estoy con mi perro y no quiero aparecer en las redes sociales.

¿Es difícil enfrentarse a los comentarios negativos?

Intento no leer a los haters. A veces es difícil ignorarlos, pero, sinceramente, ¿quién es esa gente? Si me conocieran en persona, te garantizo que no tendrían nada malo que decir sobre mí. Nunca contesto, porque es energía negativa que es mejor evitar. 

¿A quién sigues tú?

Mi persona favorita para seguir es mi padre. Es súper raro. Hace una foto de sus pies con un par de zapatos distintos dondequiera que esté y escribe hashtags como: #MyViewNow (mi vista ahora). ¡Me resulta divertidísimo! También sigo a mis amigas Jasmine Tookes, Romee Strijd, Behati Prinsloo y a las típicas personas que sigue todo el mundo, como Beyoncé, Rihanna, Ariana Grande o Selena Gomez.

¿Algún consejo para perfeccionar un selfie?

Es importante encontrar la luz adecuada, siempre por encima de tu cabeza. Sentir la luz en tus ojos es una señal de que todo está bien. Y asegúrate de mantener la cámara ligeramente elevada.