Y si no quieres peinar tu melena hacia atrás, prueba a dejar unos mechones sueltos, como Renée Zellweger. Darán un toque de naturalidad a tu look y te favorecerá si tu frente es ancha.

La sincera carta de Renée Zellweger ante las críticas por su cambio de imagen

Renée Zellweger ha compartido una carta contra las críticas a las mujeres y su aspecto físico. 

Aida Ortega | Woman.es

'We can do better', 'Podemos hacerlo mejor', una frase sencilla y contundente con la que Renée Zellweger comienza su carta abierta publicada en The Huffington Post.

A finales de 2014 una imagen de la actriz en una alfombra roja levantó las sospechas de los medios, ¿había retocado la actriz su cara?

La prensa comenzó a especular sobre las cirugías a las que se había sometido y las razones que le habían llevado a ello. Motivos entre los que se colaba la falta de autoestima.

La actriz, conocida por su papel en 'El Diario de Bridget Jones', no se había pronunciado al respecto sobre su cambio de imagen en los últimos años. Sin embargo, con el estreno de la tercera parte pendiente para los próximos meses, Renée ha compartido una sincera carta en la que afirma sentirse orgullosa y feliz de poder dedicarse a la interpretación pese a que eso la exponga al ojo público. En referencia a las noticias sobre su retoque comentaba: "No importaba, era sólo una historia más en la inmensa pila de estiércol que genera cada día la prensa sensacionalista."

Renée Zellweger parecía no importarle lo que de ella se dijera pues asegura que no cree que haya que dar explicaciones sobre escándalos inventados o buscar la aprobación de lo que cada uno hace con su cuerpo. Pero tras esta noticia siguieron otras como la falta de autoestima o la presión social: "La sensacionalista historia de la "cirugía de los ojos" por sí misma no tiene importancia, pero catalizó mi inclusión en la consiguiente hilo de noticias legítimas sobre la autoaceptación y las mujeres que sucumben a la presión social para parecer y envejecer de cierta manera."

"No es que le importe a nadie, pero no decidí alterar mi cara ni someterme a cirugía en los ojos" sentencia la actriz que añade también un feminista mensaje sobre el trato que reciben las mujeres por su físico: "¿Demasiado delgada, demasiado gorda, se le ve mayor, mejor morena, muslos con celulitis, escandaloso lifting, quedándose calva, barrigona o hinchada? Zapatos feos, pies feos, sonrisa fea, manos feas, vestido feo, risa fea; material de titulares que enfatiza las variables que pretenden determinar el valor de una persona."

"Este es un mensaje erróneo para las generaciones más jóvenes y las mentes más vulnerables." Sobre la prensa sensacionalista, la actriz parece tener mucho que decir: "Satura nuestra cultura, perpetúa unos estándares desagradables y poco inteligentes, degrada el nivel del discurso social y político, normaliza la crueldad como norma cultural y avasalla a la gente con información que no es importante."

Un manifiesto que Renée Zellweger lanza a favor de la libertad de elección y en contra de los constantes juicios a los que se someten a las mujeres y su aspecto físico que llevan a la sociedad a una idea equivocada de lo que es relevante e importante, pues según la actriz se debería hablar más de los retos sociales y cómo superarlos.