Sara Carbonero con mono blanco de  Iro París y sandalias de Popa. | D.R

Sara Carbonero: "Siempre es halagador que se fijen en ti, inspirar a la gente, pero no me obsesiona"

Hablamos con la periodista de la vuelta al trabajo, la conciliación familiar y de aquello que ha aprendido desde que un día llegó a nuestra pequeña pantalla. 

Aida Ortega | Woman.es

Reunirse una tarde de marzo en Madrid con Sara Carbonero es ya de por sí un plan apetecible, pero si además puedes charlar tranquilamente con ella, se convierte en una ocasión ideal para conocer a esa periodista que un día se metió en nuestro salón para comentarnos la actualidad deportiva. Su historia desde entonces hasta ahora, todas la sabemos. 

Sara luce un precioso mono blanco que le favorece especialmente debido a ese moreno que mantienen la personas que viven cercanas al mar. A los pies, nada de elevados tacones: "Ultimamente voy más con zapatillas planas o con estas alpargatas de Popa con un poco de cuña, son tan cómodas". Así comienza una charla en la que descubrimos cómo es ella en la intimidad, sin pantallas de por medio. 

- Has vuelto al trabajo con una sección de entrevistas. ¿Cómo ha sido volver al empezar?

Me encuentro muy tranquila y agradecida por la oportunidad. Ya sabía cómo era la redacción, la cadena, los compañeros y el mundo del deporte, es como si no me hubiese ido nunca. Me gusta mucho la sección que estoy haciendo porque me da la oportunidad de conocer a gente con historias muy interesantes. 

- ¿Qué echabas de menos de la profesión?

Sobre todo el ambiente de la redacción, el plató, esos nervios y la adrenalina al ponerte delante de una cámara. Echaba especialmente de menos el formato entrevista, estoy tan ilusionada. 

- Entrevistando o siendo entrevistada, ¿cómo te sientes más cómoda? 

Totalmente, siendo yo la que entrevisto. 

- ¿En un directo o tras la cámara en una campaña de publicidad?

En un directo me siento más segura, al final es mi profesión. Me gusta hacer publicidad, pero no deja de darme corte enfrentarme a las cámaras para una sesión de fotos. 

- Y todo esto viviendo en Oporto, ¿cómo consigues conciliar trabajo y familia? 

La conciliación me resulta muy complicada, como a la gran mayoría de nosotras. Yo tengo que moverme siempre en avión y eso dificulta las cosas, pero como he dicho siempre, es imprescindible una corresponsabilidad en casa. Nosotros siempre intentamos estar alguno de los dos con los niños. 

- Tengo entendido que odias el término "influencer"

Bueno, tampoco es que lo odie, pero prefiero hablar de inspirar y todo lo que tenga que ver con esa palabra.

- Diremos mejor que eres un referente, ¿sientes presión por el qué dirán?

Siempre es halagador que se fijen en ti, que inspires a la gente. Yo siempre he seguido a muchas mujeres que, de alguna manera, me transmiten algo bueno. Pero a mi no me obsesiona, no lo pienso, no soy esclava. Cuando hago o me pongo algo no pienso si gustará o no, no le doy importancia. Además, desde que vivo en Portugal no tengo tanta exposición mediática, lo que la gente ve es lo que yo quiero compartir en redes. 

- ¿Cómo consigue evadirse Sara Carbonero?

Con el deporte. Estoy enganchada al Pilates Reformer, podría pasarme el día haciéndolo. Se practica con máquinas, ya lo hacía cuando vivía en Madrid y en Oporto encontré una academia. Me relaja muchísimo, me desestresa y me estira la espalda, por lo que ha mejorado mi postura. No lo hago tanto por el peso, sino porque me ayuda bastante a sentirme mejor conmigo misma. 

- ¿Qué te ha enseñado tus años de profesión? Y algo que te quede por hacer.

Sin dudarlo, a conocerme a mí misma. Me gustaría terminar un libro en el que estoy trabajando y del que poco puedo decir, pero me siento muy cómoda en ese ámbito o en cualquiera relacionado con el periodismo. 

Relacionados