Rosie Huntington-Whiteley y Jason Statham. | Gtres

Rosie Huntington-Whiteley, embarazada de su segundo hijo con Jason Statham

La que fuera uno de los célebres ángeles de Victoria's Secret ha anunciado en Instagram que va a repetir experiencia en la maternidad con su pareja desde hace más de diez años. 

Julia García

Continúa el baby boom entre las modelos. A los nombres de Gigi Hadid, Karlie Kloss, Emily Ratajkowski, Elsa Hosk Romee Strijd se une ahora el de Rosie Huntington-Whiteley.

Para ser justas la que fuera uno de los más famosos ángeles de Victoria's Secret debería ya figurar en la lista puesto que no es una primeriza sino que es madre de un niño llamado Jack desde el año 2017. Este será por tanto el segundo bebé para la top de 34 años y el actor Jason Statham de 54 años, su pareja desde hace más de una década con quien nunca se llegó a casar pero al que se prometió en 2016. 

Ha sido la propia modelo quien ha anunciado la buena noticia en su perfil de Instagram, donde ha compartido como es habitual en ella una galería de imágenes en la que según vas deslizando descubres diferentes y elegantísimos looks en todos neutros compuestos por pantalones de pinzas, bodies y camisas, y que termina con una fotografía sorpresa en la que se le ve enfundada en un vestido blanco de punto que evidencia su estado de gestación

"¡¡Taaa daahhh !! # round2" ha escrito Huntington-Whiteley junto un trío de emoticonos de angelitos en el pie de foto. Enseguida la publicación se ha llenado de 'likes' y comentarios tanto de sus seguidores como de compañeras de profesión como Lilly Aldridge, Elle Mcpherson, Karlie Kloss, Jourdan Dunn o Ashley Graham.

Rosie Huntington-Whiteley, embarazada de su segundo hijo. | Instagram @rosiehw

Precisamente con Ashley Graham es con quien hace dos años se sinceró en su canal de Youtube sobre cómo había cambiado la percepción que tenía sobre su cuerpo tras su primer embarazo con el que engordó 25 kilos.

"Iba al gimnasio, iba al gimnasio, iba al gimnasio, no se iba, no se iba. Fue muy humillante para mí porque había tenido un cierto tipo de cuerpo durante la mayor parte de mi vida. … Haciendo ejercicio en el gimnasio y mirándome a mí misma y sintiéndome como una mierda, pensé: 'Ahora entiendo lo difícil que es para algunas personas llegar al gimnasio", contó entonces antes de afirmar que el proceso le había servido de lección: "Me siento mejor. Siento un respeto diferente por mi cuerpo que el que le tenía antes".