D.R.

Raquel Sánchez Silva: "Tirar la toalla no es lo mío"

Empieza de cero. Tras más de un lustro en Mediaset, ha fichado por #0, la nueva cadena de Movistar+. Su lema: “Lo mejor está por venir”

Clara Hernández | Woman.es

Raquel Sánchez Silva exhibe una sonrisa apaisada mientras articula un discurso salpicado de tecnicismos vinculados a Internet (‘haters’, ‘hashtags’, ‘memes’, ‘imputs’…). Acaba de cerrar una etapa de siete años en Mediaset para abrazar el proyecto #Likes, un programa que bucea con humor en las redes sociales y que se estrena a las 20.30 horas del próximo lunes en #O, el nuevo canal de Movistar+.

Tras siete años en Mediaset, comienzas de cero.
Todo lo nuevo tiene un empuje, una efervescencia y una osadía que a mí me encantan. Lo importante es afrontar retos y aprender cosas nuevas. Te hace estar con las pilas puestas.

¿Necesitabas un cambio?
En Mediaset seguía aprendiendo mucho pero ‘#Likes’ ha sido un regalo. Ahora tengo dos niños y lo más cercano en mi horizonte profesional era ‘Supervivientes’. No sabía si iba a tener que ir con los bebés en el cayuco o cómo me iba a organizar. Y de repente aparece un programa diario en Madrid. Es mucho más conveniente.  

¿Qué ha descubierto de ti la maternidad que no conocías?
He escrito un libro sobre reproducción asistida. Durante los últimos años he conocido a muchas mujeres que han conseguido el bebé que deseaban pero también otras muchas que no. Sé cómo se sienten, como cuando yo no lograba ser mamá, así que prefiero no hacer una exaltación de la maternidad, creo que hace daño a muchas personas.

¿Y sobre conciliación laboral?
A veces las mujeres tiene que dar una talla… que es demasiada. Se necesita más ayuda y un debate social serio sobre la conciliación laboral. Yo tengo ayuda en casa pero hay gente que tira sola. A esas mujeres habría que ponerles seis calles, plazas…   

‘#Likes’ aborda el mundo de las redes sociales. ¿Cómo te llevas con ellas?
Fui de las primeras en España en forma parte de Twitter. Entonces éramos muy poquitos y aquello era casi una familia, incluso quedábamos para salir. Desde entonces, he pasado por muchos estados: las he amado, luego no las he querido ni ver… Después me reconcilié y ahora el enamoramiento es absoluto. Me gusta su punto gamberro y ese sacarle punta a todo.

¿Aunque de lo que saquen punta sea de ti?
He leído críticas de todo y me parece fenomenal. Hay quien dice que soy un callo, quien dice que lo hago mal y quien me llama vieja pelleja y pide que pongan a otra más joven en mi lugar. Son cosas que no afectan a mi vida diaria, donde me rodeo de gente con la que me siento a gusto. Y si alguien se pasa de la raya, lo bloqueo. Como en mi vida no virtual, no lo dejo entrar en mi casa. 

¿Sobre qué no tuitearías?
Cuando empecé era muy intrépida y tuiteaba de todo, de mi vida personal y profesional. Entonces aún no habían entrado en Internet esos ‘zascas’ que te cogen la espinilla y te derrumban. Ahora las redes son menos alegres y eso me ha hecho más prudente. Ya no hablo de mi vida privada, me siento más segura así.

De todos los que has presentado, ¿qué reality es tu vida?
‘Pekín Express’, por el sentido de avanzar, cambiar la ruta, encontrar nuevos caminos y hacer viajes tanto físicos como emocionales. Es un viaje que nunca termina y que puede continuar con una nueva etapa.

¿Nunca te has planteado abandonar o tomarte un descanso?
No. Si un programa no funciona, mi obligación es seguir intentando que lo haga. Tirar la toalla no es lo mío.

Has escrito tres libros. ¿Hoy alguien es capaz de leer más de 140 caracteres seguidos?
Sí. ¡Y muchos más! Recuerdo cuando las teles arrancaron en Internet y pensábamos que la televisión iba a desaparecer, y aquí estamos, abriendo un nuevo canal. Con los libros pasa lo mismo, tienen distintos fines que las redes. Estas son comunicación instantánea que no usas para relajarte; los libros, sí.

¿Cómo has logrado recuperar tu figura tras el embarazo?
Soy la primera sorprendida, ¡había engordado 20 kilos! Tenía mucha retención, por eso lo de los tobillos columna que lucía por todas partes, y eso se pierde pronto. Creo que me ayudó el hecho de que estuviera muy fuerte antes del embarazo, estaba a tope con el crossfit.