¡Qué retoquen mis fotos!, por Stela McCartney

La industria de la moda se centra demasiado en la belleza pero ¿sabes qué? Podríamos decir lo mismo de cualquier otra industria. Se culpa mucho a la moda... ¿Y el cine? ¿No se interesa también por la belleza? O dime que la música tampoco lo hace...

‘Belleza’ es una palabra mucho más vieja que ‘moda’. Desgraciadamente, ser guapa puede facilitar mucho la vida. Si eres Angelina Jolie, tienes mucho ganado. Pero todo depende de lo que te propongas conseguir con tu belleza. Gandhi no era convencionalmente guapo, pero consiguió en su vida mucho más que la mayoría de nosotros. Una cosa es que tus logros consistan en desfilar y vender pasta de dientes. Pero si quieres triunfar de verdad y mantenerte en lo más alto, hace falta algo más que una belleza estándar. Cuando murió mi madre, se me estropeó mucho la piel. Estaba estresadísima; reprimía mis emociones, y eso se tradujo en tener la piel fatal por primera vez en mi vida. Hasta entonces, siempre cuidaba lo que comía y había tenido suerte con mi cutis. Después era como ¡Oh, Dios mío! ¡No quería salir de casa! Afectó a mi autoestima. Recuerdo ir al colegio y todos aquellos chicos con una piel terrible. ¡Me daban lástima! Normalmente, no nos sentimos solidarios con esas cosas, somos muy poco comprensivos con los demás... ¿Que si me inquieto por mi hija, creciendo en un mundo que da tanta importancia a la imagen? Todavía no. Pero en general me preocupa casi todo lo que respecta a mis hijos. Y me afectará mucho el hecho de que sea niña… Aunque quizá me alarmen más las chicas que mi hijo traiga a casa. De todos modos, intento inculcarles las mismas creencias y principios que tuve yo al crecer, y que no tienen nada que ver con aspectos tan inconstantes como la imagen. No soy una fan del botox, pero tampoco soy quien para juzgar. Personalmente, lo que me asusta del asunto es: ¿Alguien sabe los efectos que tienen estas cosas a largo plazo? Ves a gente de la vida pública que pierde la pista de cómo realmente se quiere ver. Recurren al botox y piensas, ¡vaya, no está nada mal! Luego, al cabo de tres años, cuando necesitan un retoque, es algo así como: ¡Oh no, ya no pareces tú…!
He lanzado Care, mi línea orgánica del cuidado de la piel, porque como consumidora es realmente difícil encontrar la unión perfecta entre texturas, olores y los efectos de las cremas (no orgánicas) e ingredientes en los que confías y quieres ponerte. Cuando tuve a mi bebé no quise ponerle otra cosa que no fuera aceite de oliva orgánico. Entonces pensé: «¿Por qué no utilizo nada malo con él y después subo las escaleras y me pongo cualquier cosa en la cara?» ¿Pueden las cremas hacerte guapa? Depende de cuál es tu idea de belleza. La mía es que viene del interior, así que no sé si una crema puede embellecerte, pero sí sé que puede ayudar a frenar los signos de la edad. Creo firmemente que se puede prevenir el envejecimiento, que se puede hidratar la piel y hacer que absorba productos que la alimenten. Los ingredientes de nuestras cremas están diseñados teniendo en cuenta todo esto. Me gustaría pensar que envejeceré bien, que seré una viejecita normal y natural. Pero, ¿quién sabe? Es importante no juzgar demasiado a la gente, a no ser que hagan daño a otras personas o animales.
Mi idea de belleza ha ido cambiando. Ahora creo más en la que nace dentro de una misma. Para mí, ser bella incluye ser amable, ser buena persona, ¡aunque eso suene a discurso hippy! Odio que me fotografíen. No me importa que mi familia lo haga, pero no una revista que cualquiera pueda mirar y decir: ¡Qué vieja está! ¡Ni hablar! Así que voy a hacer que retoquen mis fotos. ¡Ja! Ese es el tipo de cirugía plástica que me va: que retoquen mis fotos y luego no salir nunca más de casa.

Relacionados