Gtres

El grave problema de seguridad que tiene preocupados al príncipe Harry y Meghan Markle desde que se mudaron a California

Varios medios norteamericanos se han hecho eco de ello en los últimos días. 

Woman.es

Seguramente se las prometieron muy felices Meghan Markle y el príncipe Harry cuando decidieron alejarse del foco mediático que supone ser miembros destacados de la familia real británica. Pusieron tierra de por medio con las islas británicas precisamente, entre otras cosas, por el trato que la prensa sensacionalista del Reino Unido dio a la actriz desde que esta y el nieto de la reina Isabel II hicieron pública su relación.

Tras pasar unos meses en Canadá, la pareja se mudó a Los Angeles poco antes de que Meghan reiniciara su carrera profesional en la industria audiovisual poniendo su voz a un documental de Disney.

En la ciudad californiana, desde su llegada, les hemos visto muy poco: apenas unas imágenes filtradas en TMZ de ambos repartiendo comida en plena pandemia de la COVID-19 y alguna que otra salida de su casa, pero según han publicado en los últimos días varios medios norteamericanos, esto no es por falta de interés de los paparazzis en sus figuras. De hecho, el matrimonio habría tenido incluso que llamar a la policía por un grave problema de seguridad que les afecta: han detectado la presencia de drones sobrevolando su mansión. 

¿Qué sera de Meghan y Harry ahora que dejen su título de Alteza Real? | GETTY IMAGES

“No saben quién los está volando. Asumen que probablemente sean fotógrafos, pero no pueden estar seguros de esa suposición", le ha dicho una fuente anónima al famoso medio Entertainment Weekly, que se ha hecho eco de una historia que curiosamente no ha tenido todavía tanta repercusión en Europa.

Según la misma fuente, tanto Meghan como Harry sienten que están siendo invadidos, algo que evidentemente les tiene preocupados, como muestra el hecho de que, según ha publicado The Daily Beast, la policía haya recibido "múltiples" notificaciones de que esto está sucediendo en su propiedad. 

La fuente anónima que cita este medio lo explica a la perfección en la siguiente reflexión: “Sea lo que sea, solo hay que ponerse en sus zapatos para entender el miedo que están pasando. ¿Cómo se sentiría cualquiera si tuviera que vivir algo así? ¿Cómo te sentirías tú si tuvieses a varios drones zumbando sobre tu cabeza a pocos metros mientras intentas jugar con tu hijo”.

Desde luego, no parece que sea un capricho de la pareja haber contratado ayuda para proteger su espacio privado y su seguridad personal -el presidente Trump tuiteó en su momento que ambos deberían pagar de su bolsillo por ella- teniendo en cuenta lo que está sucediendo con los aviones no tripulados que rondan su casa. 

Relacionados