La mirada de Meghan Markle y el príncipe Harry en un acto religioso en Londres. | PETER NICHOLLS / GTRES

El Príncipe Harry se pone a dieta para su boda con Meghan Markle

A petición de su futura mujer. 

Woman.es

La fecha para la que está considerada boda del año está cada vez más cerca. El próximo 19 de mayo, Meghan Markle y el Príncipe Harry se darán el "sí, quiero" en el Castillo de Windsor ante unos 600 invitados y los cientos de medios de comunicación que retransmitirán en directo lo que allí suceda. 

Por eso no es de extrañar que cada detalle por ínfimo que parezca se esté calculando al milímetro. Nada puede quedar al azar y ambos quieren estar perfectos para su gran día, razón por la cual la actriz le ha pedido a su chico que se ponga a dieta. Sí, como lo lees. La intérprete ha querido que el Príncipe abandone la comida rápida que tanto le gusta y empiece a comer sano de una vez por todas. ¿Y qué mejor momento que este para hacerlo?

 

via GIPHY

 

'Meghan ha cambiado completamente la dieta de Harry. Ella lo tiene haciendo zumos y ha perdido ya unos 4 kilos, lo cual es mucho para alguien tan flaco como él", son palabras que recoge el periódico Daily Mail de una fuente cercana a la pareja que asegura el nieto de la Reina Isabel II ha decidido eliminar los carbohidratos y los alimentos procesados de su alimentación para dar paso a nuevos ingredientes en su vida como el kale o la quinoa. "Han comprado un exprimidor de primerísima calidad y él está todo el día bebiendo smoothies de frutas y verduras", dice este mismo testimonio. 

A esto hay que unirle que parece haber empezado también en serio a seguir una rutina deportiva para la cual se ha apuntado a un lujoso gimnasio que cuesta 757 libras al mes, lo cual es una parte más de este cambio al que se ha sometido el Príncipe Harry para acercarse más al estilo de vida sano por el que aboga su prometida.

Y es que Meghan lleva comiendo de forma saludable desde siempre, practica pilates, es una gran aficionada al yoga ya que su madre es instructora de esta disciplina e incluso sale a correr por los jardines de Kensington siempre que su agenda se lo permite. Todo un ejemplo en el que Harry ha decidido fijarse en unos hábitos que esperemos surtan efecto en él y le duren más allá de la celebración del enlace. 

via GIPHY

// Outbrain