gtres

Esta es la razón por la que el príncipe Guillermo no lleva anillo de boda

La ha revelado la periodista y biógrafa real Penny Junor.

WOMAN.ES |I.A.

Tenemos que reconocerlo: entre todas las familias reales, la británica es nuestra favorita. Y es que entre la majestuosa boda del príncipe Harry y Meghan Markle, su 'tour' por Australia (con todo el tropel de vestidos que lució ella) o la cercanía de la Reina Isabel, no hay día que no consigan sacarnos una sonrisa.

Curiosamente, es el príncipe Guillermo sobre quien hemos puesto la lupa en los últimos tiempos. El heredero británico ha sido protagonista de titulares en varias ocasiones por no lucir su anillo de boda, celebrada en abril de 2011, mientras que su esposa Kate Middleton sí lo llevaba. 

Kate Middleton, de lila, y el principe Guillermo, con corbata a juego.  | WPA Pool / GETTY

Aunque muchos pensaban que se trataba de que, por una cuestión de protocolo, los hombres de la monarquía británica no podían llevar alianzas en público, basta con fijarse en su padre el príncipe Carlos o en su hermano Harry para darse cuenta de que esto no es así. 

El príncipe Guillermo a finales de 2013. | GTRES

Ahora, por fin, las dudas han sido resueltas. Y... ¡fuera alarmas! Porque se trata tan solo de una preferencia personal del príncipe Guillermo. "Fue algo que la pareja discutió. Él no es una persona de joyas, ni siquiera lleva un anillo de sello, así que decidió que no lo quería", reveló la biógrafa real Penny Junor (autora de 'The duchess', sobre Camila Parker Boeles, o 'Prince Harry: brother, soldier, son') a la edición británica de la revista Vogue. "Es bastante común que los hombres de este estrato de la sociedad no usen un anilllo de matrimonio tradicional. Si lo hacen, tiende a ser el sello de su familia, pero él no tiene uno de esos", añadió.

Curiosamente, si echamos la vista atrás, descubriremos que el mismo día de su enlace con Middleton no hubo un intercambio de alianzas. Él sí le entregó un anillo a ella, algo que no ocurrió a la inversa. Al final la respuesta era más simple de lo que pensábamos.