Paz no es de chucherías ni dulces, es más de salado y el jamón serrano le encanta. Asegura haber hecho siempre mucho deporte y ahora se mantiene nadando tres días a la semana. | Nico Bustos

Paz Vega: "Quiero que mis hijos vivan su adolescencia en España"

La actriz vuelve a su tierra y a la televisión española tras una década en Hollywood. Cercana y natural, la andaluza nos cuenta cómo es su nueva serie (“Perdóname, Señor”, Telecinco) y cómo protegerse del sol como imagen de la firma Sensilis.

Ester Aguado|Woman.es

Una vez coincidimos en un avión, de Cannes a Madrid. No suelo presentarme a lo loco, pero me hizo tanta ilusión encontrar a alguien español después de tanta celebrity extranjera, que me senté a su lado, en Priority (un asiento que no me correspondía), y la abordé. Ella me sonrió con su férula en la boca (no sé si correctora o de blanqueamiento), sin ningún apuro y con mucha naturalidad. Estuvimos hablando unos 10 minutos, de las cosas triviales que pueden tocar dos desconocidas, pero siempre los llevaré cosidos ahí, en mi memoria. Paz, a la que siempre le ha gustado pasar inadvertida, a pesar de haber trabajado en Hollywood con los más grandes (o quizá por eso mismo) es, sobre todo, una gran mujer. A sus 41 años es de esas que se beben la vida “slow”, gozando cada día de su familia y, de vez en cuando, de su trabajo. Y que han madurado con inteligencia. Cada día la veo más guapa, y eso es porque se lo curra por dentro.

La actriz, que es adicta a la dieta mediterránea (solo probó una vez una hamburguesa, en Nueva York, y no se la comió entera), nunca come soja. De los pocos alimentos que no prueba. | Nico Bustos

Has trabajado a tope este último año para el cine norteamericano (“The Jesuit”, con Tim Roth; “Emperor”, con Adrien Brody; “Stoic”, con Banderas; “A fall from Grace”, con David Lynch), en el español (“¡Ay mi madre!”, “Chasing Satellites”) y en la tele (“The OA”, “La hermandad”) y ahora vuelves a Telecinco. ¿Cómo te da la vida con tres hijos? A algo tendrás que renunciar...

Claro que tengo que renunciar a cosas, pero superfluas. A lo verdaderamente importante no, porque mis dos pasiones en la vida son mi familia y mi trabajo.

¿Se trabaja de forma muy distinta según los países (Estados Unidos, México, España) o todo depende del presupuesto?

Aunque básicamente es lo mismo, en Estados Unidos el nivel de exigencia es máximo y eso te obliga a dar lo mejor de ti, incluso por encima de tus posibilidades. En Hollywood he aprendido que tienes que empujar tus propios límites y que no vale con hacerlo bien, hay que hacerlo excepcional. 

Has logrado librarte del cliché de latina en Hollywood, ¿cómo lo has conseguido?

Eligiendo los proyectos en los que involucrarme.

Para una estrella como tú, ¿la de actriz sigue siendo una profesión de alto riesgo? Es decir, ese sube y baja, esa inseguridad de qué pasará el mes que viene... ¿la sigues teniendo?

La inseguridad siempre está ahí, es algo que nos acompaña siempre a los actores y que es necesaria. Esa inseguridad es la que nos hace vulnerables y la que nos ancla a la tierra.

Aún no ha vivido la crisis de la década: "Recuerdo que a los 30 sí y fue algo muy bueno, muy positivo. Los 40 es un número que me gusta y cumplir años significa que estás viviendo y adquiriendo experiencia."  | Nico Bustos

¿Por qué tu vuelta a España? ¿Fue por la serie de Telecinco?

En el fondo, nunca he sentido que me había ido porque he estado yendo y viniendo... Pero mis hijos (Orson, Lenon y Ava) se van haciendo mayores y quiero que vivan su adolescencia aquí, que aprendan la cultura española, que vivan y disfruten con sus abuelos y sus primos. Era el momento de traerlos. Además, tenía muchas ganas de trabajar de nuevo en España. “Perdóname, Señor” ha sido un regalo. Siempre he tenido la tele en un pedestal; a mí me lo dio todo (“Compañeros”, 1998 y “7 vidas”, 2006). Es un medio tan digno como el cine o el teatro. Y ahora se hacen cosas de una calidad impresionante. No había trabajado más tele porque no me había llegado el proyecto adecuado.

¿Echas de menos tu vida en Los Ángeles? ¿Era muy distinta a la que lleváis ahora en España? ¿Volverías a irte? 

Algunas cosas sí que las echo de menos, como la tranquilidad, los amigos, Santa Mónica, caminar por los hills, los horarios, el clima... Seguiré yendo mucho por trabajo y no descartamos volver alguna temporada. Pero yo estoy feliz de volver a Madrid y de reencontrarme con mis amigos.

Tranquilidad sí que habrás perdido... 

Pero siempre lo he llevado con mucha naturalidad, no puedo huir de mi fama por ser actriz. Es algo que les explico mucho a mis hijos, que se extrañan porque soy famosa, término que detesto. Pero cuando uno hace una vida normal no tiene por qué haber ningún problema. 

¿Te parece que el papel de la mujer está cambiando, que ese empoderamiento del que se habla en los medios es real?

Creo que se están dando pasos hacia la igualdad, pero aún queda mucho, mucho por hacer. Especialmente en esos países donde la mujer carece de los derechos humanos fundamentales. Ser mujer en Pakistán o en Ruanda, por ejemplo, es un infierno. Y ahí es donde los gobiernos y las organizaciones deberían de enfocarse.

En tu rutina de belleza, ¿qué consideras que es más importante? 

Protegerse del sol y más ahora que empieza el calor. Yo llevo siempre mi crema con factor SPF 50 en el bolso. También le doy mucha importancia a desmaquillarme bien y a hidratarme, según las necesidades: por ejemplo, con los viajes la piel se reseca mucho y ahí opto por cremas más densas.

Acabamos de ver las fotos de Sensilis y, un año más, estás increíble en bañador... No me creo que sea solo genética. ¿Te lo curras?

Siempre he hecho mucho ejercicio, aunque ha habido épocas que, por trabajo, no he podido. Ahora intento nadar tres días a la semana. Y mucha dieta mediterránea: me encantan los platos de cuchara.

¿Hay alguna parte de tu cuerpo que prefieras esconder?

Mis ojos, pero por otros motivos. Siempre llevo gafas de sol, me ayudan a ocultarme y a observar sin ser vista. 

Siempre te vemos en la playa con sombreros, ¿te proteges del sol por salud o por imagen? ¿No te gusta eso tan español de estar morena? ¿Actúas igual con tus hijos?

No siempre voy con sombrero a la playa pero sí me preocupa la exposición prolongada al sol. Los rayos ultravioletas no son buenos para nadie y menos para los más pequeños, porque la radiación se acumula a lo largo de los años. Luego también depende de cada tipo de piel. La mía es blanca y pecosa, así que debo tener más cuidado.

Si pudieras dar un giro a tu vida, ¿hacia dónde irías?

Daría un giro de 360 grados para seguir mi camino exactamente desde el mismo punto en el que estoy. 

¿Cómo te llevas con las RRSS?

#Fenomenal!!

BELLEZA NATURAL

Embajadora de Sensilis. Paz se siente identificada con la marca, que se define como única y natural: "Soy una personal muy natural, es mi estilo de vida. Siempre he abogado por una belleza fresca, libre de excentricidades y excesos, incluso en el maquillaje. Soy muy discreta. En cuanto a ser única, todos los somos de alguna forma, irrepetibles. Está bien ser diferente y que todo el mundo sepa que eso es bueno, positivo", afirma la actriz.

La gama de sol de Sensilis: 1. Crema protectora para cara Ultra Fluid SPF 50 (22 €), resistente al agua. 2. Protección capilar SPF 30 (14,76 €). 3. Spray transparente para cuerpo SPF 50 (25 €). 4. Agua bronceadora para cara y cuerpo (18,50 €). 5. Sérum facial After Sun (23 €). 6. Maquillaje compacto SPF 50 (22,56 €). Además, este año presentan como novedad las cápsulas protectoras, un suplemento alimenticio que repara piel y cabello (34,26 €) y el stick protector de labios (10,54 €). | Sensilis

Sus productos favoritos son Upgrade Chronolift, que usa a diario para renovar su piel en profundidad y la gama solar Sun Secret: "Especialmente, sus aceites secos protectores, tanto para la piel como para el cabello y sus cremas ultrafluidas de alta protección para la cara. Me encantan porque, además de proteger e hidratar, tienen un efecto antiedad... ¡y huelen de maravilla!", explica.