Britney Spears, durante una actuación en Las Vegas en 2016. | Kevin Winter / GETTY

El padre de Britney Spears espiaba las conversaciones privadas de su hija y monitorizaba su móvil

Un nuevo documental producido por 'The New York Times' afirma que la cantante estaba monitorizada por una empresa de seguridad que vigilaba cada una de sus conversaciones.

A.M

Un nuevo documental del diario estadounidense The New York Times ha vuelto a desatar las críticas hacia Jamie Spears y la forma en que ejercicio la tutela sobre su hija, la estrella del pop Britney Spears, durante 13 años. Si en febrero pasado la primera parte de este documental puso en la mira del mundo la situación legal de la artista y le dio fuerza al movimiento #FreeBritney, esta nueva producción no ha hecho más que evidenciar la terrible situación a la que se enfrentó la cantante.

Según el documental, Jamie Spears contrató a una empresa de seguridad que controlaba a Spears y monitorizaba sus comunicaciones. No solo las públicas o las que realizaba en lugares abiertos, sino también las que mantenía en su dormitorio y, según Alex Vlasov, un antiguo empleado que ha hablado con el diario, “las interacciones y conversaciones con su novio y sus hijos”.

 Britney Spears con su madre Lynne y su padre Jamie en Las Vegas en el año 2006 | GTRES

El documental, titulado "Controlling Britney Spears" (Controlando a Britney Spears, en castellano) se puede ver en la plataforma estadounidense Hulu, y su estreno coincide con "Britney vs Spears", otra producción sobre la vida de la cantante que fue producida por Netflix. 

El abogado de Britney Spears tiene planeada la firma de un contrato prenupcial con Sam Asghari

El padre de Britney Spears pide poner fin a la tutela de su hija

En esta filme se desgrana cómo funcionaba esa tutoría por parte de su padre, y en él hablan exempleados de seguridad de empresas contratadas por él. “Me recordaba a alguien que estuviera en la cárcel”, afirma Vlasov.

Alex Vlasov pasó nueve años en Black Box, la empresa de seguridad contratada por Jamie Spears, por lo tanto su testimonio tiene un gran valor, no solo porque  ha presentado grabaciones, mensajes y correos electrónicos sino porque además tiene pruebas que dan una idea de cómo de estricta era la custodia de la cantante y del control que ejercía su padre sobre ella. Los abogados de Black Box aseguran que siempre han “trabajado dentro de los límites éticos, legales y profesionales” y que están orgullosos del trabajo realizado en este caso.

Britney Spears y su look más brillante. | Chris Pizzello / GTRES

Según cuenta Vlasov el teléfono de Spears estaba monitorizado: se copiaban los datos de su nube a una tableta, la empresa tecnológica los encriptaba y se los mandaban al padre de la artista. Esos datos incluían todos sus mensajes de texto, videollamadas, notas, fotografías y su historial de navegación, además de sus llamadas, por lo que se controlaban las conversaciones con su madre, su novio, sus íntimos y hasta su abogado, según la documentación mostrada por Vlasov. Además, también había un dispositivo en su dormitorio de la cantante que grababa todo lo que decía. Incluso era espiada cuando se encontraba fuera de su casa, pues su personal de seguridad tenia la orden de informar a los responsables de Black Box y al padre de la cantante de todos sus movimientos a través de un chat de grupo.

Y por supuesto que las parejas de Britney tampoco pudieron evitar que el padre se metiera en su relación. El documental deja en evidencia que Jamie estaba especialmente interesado en las parejas de su hija, al punto de que el equipo de seguridad les seguía para conocer su comportamiento y una vez que se convertían en novios formales debían firmar acuerdos de confidencialidad para, entre otras cosas, no colgar nada en redes sociales sin que lo aprobara Jamie Spears.

Este miércoles 29 de septiembre Britney volverá a los juzgados de Los Ángeles que llevan el caso de su custodia en un nuevo intento por conseguir por fin la emancipación de su padre.