Fotografía: Nico Tapia

Paco León: "Confío en mi equipo. No me importa que me corrijan"

Vuelve a hacernos reír... y sin recurrir a catalanes y vascos. “Kiki, el amor se hace”, su tercer trabajo como director, es una comedia erótico-festiva sobre filias sexuales. Muy educativa...

Ester aguado | Woman.es

Formada por cinco historias románticas ambientadas en el caluroso verano madrileño, el nuevo trabajo del exitoso Paco León explora la sexualidad a través de originales filias como la dacrifilia, la elifilia, la somnofilia y la harpaxofilia. Una de dos: o vas al cine o te compras un diccionario...

¿No es complicado valorarse uno mismo cuando eres director y actor en la misma película? «Brrr… me dejo llevar por la intuición. Yo pensaba que iba a ser más complicado, pero como para mí actuar y dirigir es lo mismo, si siento desde dentro que lo he hecho bien, voy adelante. No tengo tiempo para ir al monitor y verificar cada toma... Confío en mi equipo. No me importa que me corrijan: genero un clima de trabajo donde todo el mundo puede aportar, no hay la jerarquía militar que tienen algunos directores. Yo no lo necesito.»

La idea de basar su tercer trabajo como director –tras “Carmina o revienta” y “Carmina y amén”– en las fobias sexuales fue un encargo... «Me propusieron versionar “The Little Death”, una exitosa comedia sexual australiana dirigida por John Lawson e inédita aquí. Yo pedí libertad para adaptarla y hacer lo que me diera la gana y me la dieron. Creo que he conseguido poner mi propio sello», explica el sevillano. 

Desde luego, el universo de Paco es marca registrada: «La película australiana es muy homogénea. Todos son medio ricos, medio guapos… y yo creo que en la sociedad española hay más diferencias; aquí cambias de barrio y parece otro país. No tiene nada que ver Serrano con Lavapiés. En ese sentido, mi película es más rica y variopinta. Son cinco historias muy diferentes en ambiente. Y eso está “bonico”. Y la hace más abierta.»

Entre los grandes descubrimientos de esta película... «Natalia de Molina. Y también Javi Rey, ¡dos pedazos de actores! Muy finos y que están muy bien.

¿Sobre las filias sexuales? No tenía ni idea de la mayoría... Hay cosas tremendas: desde la herbofilia, que la padece la gente que se excita con los árboles y las plantas, a otras que no salen en la película pero que hemos investigado, como una filia de gente que se excita con las faltas de ortografía. Hay de todo.»