La 'influencer' Natalia Osona denuncia ante un juez la "campaña de odio" contra ella en las redes sociales.  | @nataliaosona / INSTAGRAM

Natalia Osona denuncia ante un juez la "campaña de odio" contra ella en las redes sociales: "Me están haciendo la vida imposible"

La 'influencer', que tiene estudios en Derecho, califica de calumnias e injurias los comentarios que recibe a diario desde hace meses, los cuales "constituyen delitos contra el honor y de incitación al odio" contra ella y contra su empresa, la firma de moda Glowrias.

Woman.es

Cada vez son más las 'influencers' que hablan abiertamente sobre el lado oscuro de las redes sociales: insultos, acusaciones y, en general, odio vertido por usuarios amparados en el anonimato tras la pantalla. Pero, mientras algunos se resignan a aceptarlo como la parte mala de su trabajo como personajes públicos, otros deciden tomar cartas en el asunto. Este ha sido el caso de Natalia Osona, que este lunes ha denunciado públicamente las constantes críticas que recibe en su perfil desde hace unos meses, cuya gravedad le ha llevado a "tomar medidas drásticas" y poner el asunto en manos de la justicia. 

"Desde verano, o incluso antes, hay una cuenta y cientos de personas que me están haciendo la vida imposible por todos los lados", ha explicado en una serie de stories en su perfil, que ronda los 800 mil seguidores. "Los comentarios y las acusaciones que están vertiendo contra mi persona son constitutivos de delitos de diversa índole: contra el honor (calumnias, injurias...), de incitación al odio, no solo contra mi persona sino también contra mi empresa". 

La instagrammer 'curvy' Marina Llorca muestra los insultos que tiene que soportar en redes y responde

Estas son las cosas ofensivas que hemos dicho de Dulceida (y de más mujeres) en las redes sociales

La instagrammer se refiere a Glowrias, la marca de moda que fundó hace seis años y que en los últimos tiempos ha crecido notablemente (su cuenta en Instagram acumula casi 300 mil seguidores). Según ha comentado, siempre ha tenido que soportar el cuestionamiento público de la calidad, el origen y el diseño de las prendas que vende tanto en su tienda 'online' como en el establecimiento físico que dirige en plena Milla de Oro de Madrid. Y ha llegado el momento de ponerle fin. "El límite de la libertad de expresión llega en el momento en que tú lesionas los derechos de un tercero, y para eso está el Código Penal", explicaba la joven, que además ha cursado la carrera de Derecho, y lamenta "que todos estos actos vengan de gente que es de mi propio país, gente joven como yo y, sobre todo, mujeres".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Retomando buenas costumbres 😜💚

Una publicación compartida de NATALIA OSONA (@nataliaosona) el

"Esta tarde me reúno con uno de los despachos más importantes de España", contaba horas después, asegurando que el proceso de denuncia no solo irá dirigido contra "la cuenta que se está haciendo cargo de la campaña de odio", sino también contra las "personas que individualmente tanto en Instagram como en otros sitios, de forma pública y con temerario desprecio hacia la verdad, han ido vertiendo acusaciones contra mí o contra mi marca que son constitutivas de delito porque tienen como fin desprestigiar mi imagen". 

Para ello, Natalia Osona afirma haber recopilado una gran cantidad de pruebas, "fotos, pantallazos y grabaciones" que comprometen a estos usuarios anónimos, y ha animado a sus fans a que le envíen más documentación similar si la tuvieran. "Si alguien sabe información de quiénes son las personas que están detrás de todo esto, que me escriba; cuidaremos vuestro anonimato", añadía. 

"Esto va a ser superserio, va a afectar a mucha gente", advierte. "Pero vais a pagar por todo lo que me habéis hecho. No me voy a quedar de brazos cruzados, sois muy malas personas", ha sentenciado.