GSR / GTRES

Nacho Vidal, detenido por la muerte del fotógrafo de moda José Luis Abad durante un ritual chamánico

La Guardia Civil le imputa a Nacho Vidal un homicidio imprudente por someter al fotógrafo José Luis Abad al rito del sapo bufo para ayudarle a superar la adicción a las drogas

Woman.es

El veneno, llamado la molécula de Dios, fulminó en segundos al fotógrafo de moda José Luis Abad durante una sesión en la casa de Nacho Vidal, en Enguera. 

El actor de cine para adultos Nacho Vidal, así como un empleado y una familiar suya, han sido detenidos por la muerte del prestigioso fotógrafo de moda toledano afincado en Valencia José Luis Abad durante un rito para desintoxicarlo de las drogas mediante la administración de un veneno obtenido del sapo bufo al que denominan la molécula de Dios.

La muerte de Abad se produjo en julio del año pasado, en la casa de campo que Vidal tiene en Enguera, y el equipo de Policía Judicial de Xàtiva ha precisado meses para probar los hechos y detener al actor y a sus supuestos cómplices.

Los tres implicados fueron detenidos la semana pasada cuando la jueza de Instrucción número 2 de Xàtiva, que dirige la investigación desde sus inicios, les tomó declaración. Tanto Nacho Vidal, quien fuera concursante de Supervivientes, como los otros dos imputados han quedado en libertad provisional, bajo la acusación de un presunto delito de homicidio imprudente, a la espera de juicio. La magistrada les retiró a los tres los pasaportes y tienen la obligación de presentarse periódicamente ante la jueza.

José Luis Abad sufrió un infarto de miocardio que le provocó la muerte en minutos, pero, pese a sus convulsiones y a la asfixia evidente del fotógrafo, completamente amoratado y rígido en el suelo, ninguno de los presentes intervino ni llamó al servicio médico de emergencias, según consta en el atestado entregado a la jueza, lo que finalmente les ha valido la detención por homicidio imprudente. Fue la familia de la víctima quien, desde el primer momento, instó la investigación, que en los primeros momentos fue tratada como accidental.