Harry Brant, fhijo de Stephanie Seymour, fallecido a los 24 años. | Instagram

Muere a los 24 años Harry Brant, el hijo de la modelo Stephanie Seymour

El joven fue hallado sin vida en su domicilio.

Woman.es

El joven de 24 años Harry Brant, hijo de Stephanie Seymour, una de las famosas supermodelos de la histórica generación que alcanzó el estrellato en los 90, y del empresario editorial Peter M. Brant, fue encontrado muerto en su domicilio el pasado domingo, según una información publicada por The New York Times que la familia del fallecido ha confirmado. 

"Es con enorme pesar que compartimos con ustedes la noticia de que nuestro amado hijo, Harry Brant, perdió su batalla contra la adicción y murió debido a una sobredosis accidental de medicamentos recetados", han explicado los padres de Brant, que junto a su hermano pequeño Peter era uno de los personajes más famosos entre la generación joven de la élite neoyorkina. 

Brant mostraba sin complejos un estilo de vida acorde con su poder económico y su imagen, etiquetada como fiestera porque era un habitual de las celebraciones más exclusivas de la ciudad de los rascacielos, y también estaba considerado como uno de los hombres mejor vestidos.

Su estilo se caracterizaba por la androginia y la sofisticación, con clara influencia del arte en sus looks -su padre colecciona piezas, y era un amante del maquillaje.

Brant, además de ser considerado un bon vivant e it boy, alcanzó su mayor hito profesional en su corta vida cuando en 2015 diseñó su propia línea de maquillaje junto a su hermano para MAC Cosmetics. En aquel momento llegó a subirse un par de veces en la pasarela, como tantas veces hizo su madre, para firmas como Balmain, y era un fijo en el front row de los desfiles de las firmas más prestigiosas del mundo. 

En el pasado también había sido noticia por alguna polémica, como cuando en 2016 fue arrestado por negarse a pagar un taxi y se le encontró una sustancia que resultó ser droga, lo que le costó una acusación por posesión de estas. Al parecer, según la noticia exclusiva de su fallecimiento publicada por el Times, el hijo fallecido de Stephanie Seymour iba a entrar en un centro de desintoxicación en los próximos días. 

Pese a estos episodios, sus padres han ensalzado en el comunicado oficial que han emitido para confirmar la pérdida de su hijo, la mejor cara de este: "Harry no era solo nuestro hijo, también era un hermano maravilloso, un nieto cariñoso y un amigo. Era un alma amorosa, creativa y poderosa que trajo luz al corazón de mucha gente. Era una bella persona por fuera y por dentro".

"Siempre estaremos entristecidos de que se vida se haya visto truncada por esta devastadora enfermedad", concluye el comunicado emitido por Seymour y Brant para informar de la durísima pérdida que acaban de vivir. 

Sus padres, Stephanie Seymour y Peter Brant, se casaron en 1995, y actualmente siguen juntos después de superar una crisis en 2009 que les llevó a solicitar el divorcio, decisión de la que se retractaron un año después.

Ambos tienen tres hijos en común: Peter, el mayor, nacido en 1993; Harry, y Margaret, la benjamina de la familia, que cumplió 16 años en octubre. Seymour tiene un cuarto hijo, Dylan Thomas, nacido en 1991 fruto de su matrimonio con el guitarrista Tommy Andrews.