GTRES

La modelo Robyn Lawley sale en defensa de las estrías

La modelo 'curvy' es una de las caras visibles de la lucha por la visibilidad de la diversidad de las mujeres. Ahora nos dice que la estría es bella y se pone a ella misma de ejemplo.

 

Olga Tamarit | Woman.es

Robyn Lawley posee unas medidas de valkiria (99-78-106) y una altura poco convencional (1,88m) que en sus inicios fueron un handicap en muchos sentidos. Pero, como ella misma ha afirmado en muchas ocasiones, ha sabido transformar sus defectos en virtudes. Desde que empezó siendo rechazada en la industria de la moda, esta australina ha sido portada de Sport´s Illustrated y protagonista de varias campañas entre las que se cuentan Chantelle y Mango.

Muy activa en las redes sociales, su cuenta tiene más de 160.000 seguidores, está implicada con la lucha feminista para que la mujeres sean aceptadas en toda su diversidad. Desde su portal web 'Robyn Lawley Eats' promueve un estilo de vida sano, consciente y alejado de estereotipos.

Robyn, consciente de lo complicado que es encontar el 'bikini perfecto' para las mujeres con curvas, también ha lanzado una exitosa firma de ropa de baño, Robyn Lawley Swimwear, que ofrece todos los modelos en varios tallas y tamaños de copas.

Sabiendo todo esto te preguntarás, ¿Es capaz esta mujer de hacer algo que nos guste más y la aúpe al puesto de 'heroína de la semana'

Sí, puede. De hecho, lo ha vuelto a hacer. Y esta vez quizá te sientas identificada, ya que -según estudios- casi un 90% de las mujeres las tienen. Y la probabilidad aumenta en el caso de las mujeres embarazadas.

Y sí, hablamos de las estrías. A pesar de que la piel suele ser bastante elástica, cuando se estira excesivamente, la producción normal de colágeno (la principal proteína encargada de fabricar el tejido conjuntivo de la piel) se altera. Consecuentemente, se pueden formar estas finas cicatrices casi imposibles de eliminar.

De un tiempo a esta parte, gracias a la difusión y la capacida de crear comunidad de las redes sociales, ha surgido un movimiento que no sólo se niega a tratar las estrías como un problema, sino que las ve como parte de la vida y entiende que hay que estar orgullosas de ellas. Con el hashtag #loveyourlines (ama tus estrías) multitud de mujeres anónimas están compartiendo fotos de sus cuerpos y las historias que están detrás de ellas.

Porque cada cicatriz tiene una historia que contar y que merecer ser contada: el comienzo de una familia, un embarazo, un cambio de vida o simplemente el paso de niña a mujer. 

Robyn Lawley ha decidido sumarse a este hilo de historias y compartir la foto de su vientre, un año después de dar a luz a su primer hijo. La imagen, que irradia belleza y honestidad, puede servir a muchas mujeres a superar miedos o traumas. Y lo que es más importante; hacer visible una realidad que muchas veces intenta ser silenciada.

"Cada estría tiene una historia de crecimiento y cambio que mi cuerpo ha tenido que pasar. Cuando era un adolescente y me crecieron las caderas de repente y por supuesto cuando di el estirón; mi altura quedó grabada por todo el cuerpo. Otras, de hecho, son mucho más importante y me enseñaron a amar a mi cuerpo; aquellas que aparecieron cuando tuve a mi hija hizo dentro de mí. Estas no son marcas de las que avergonzarse, son marcas por las que sentirse poderosa."