«Juntos podemos dar alas a nuestros niños», es el lema de la Fundación a la que también pertenecen Chayanne y Maná.

Miguel Bosé narra su experiencia con Fundación América Latina

Más de 30 artistas participaron en los dos primeros conciertos de la Fundación América Latina en Acción Solidaria. Miguel Bosé nos narra la experiencia en primera persona.

Comenzar con los conciertos de ALAS, los dos primeros de una futura y larga serie, es por fin poner en marcha un proyecto al que venimos dedicándole ya mucho esfuerzo y muchos años. Es un acontecimiento que pasa a ser parte de la Historia porque, por primera vez, la música latina se une para mejorar las carencias que tiene Latinoamérica, un territorio inmenso que es patrimonio común de toda una cultura y que sigue desatendido.
Los niños solo suponen el 25% de su población y, sin embargo, son y serán el 100% de su futuro, como de hecho pasa en el resto del mundo. Por eso desde ALAS queremos ocuparnos de ellos a tres niveles: nutrición, educación y salud. Está científicamente avalado y socialmente demostrado que de 0 a 6 años es el tiempo de desarrollo en el que un ser humano se forma física, mental y emocionalmente, y que si en ese periodo no se potencia y se fija, corre el riesgo de que se pierda para siempre. La infancia es la edad más crítica y en la que menos invierten los Estados. Nuestra fundación es diferente de otros proyectos porque es de todos por igual. La mayoría de los artistas que participamos en ella tiene su propia fundación, pero ALAS es de todos y además hemos invitado a unirse con nosotros a los más importantes líderes empresariales de Latinoamérica, así como a los intelectuales de mayor relevancia y prestigio. Es un enorme y potentísimo equipo. También es una muestra de que nosotros, los componentes de ALAS, ya tenemos un compromiso de futuro, firme, abierto a todos y solidario. Por eso yo animaría a la gente a ‘comprometerse’. Puede ser con este o con cualquier otro proyecto con el que sientan afines, pero lo importante es que lo hagan. A estas alturas, estoy convencido de que solo pasa por el ciudadano el solucionar todo lo que en general tanto nos afecta. Y además, existe un derecho natural que todos deberíamos ejercer, que es el de querer cambiar las cosas que no nos parecen justas. El no hacerlo, a corto plazo frustra, y a la larga, ofende.
Música en estéreo
Unas 380.000 personas asistieron a los conciertos simultáneos de ALAS, que tuvieron lugar en México y Argentina, con Shakira y Miguel Bosé como abanderados contra la pobreza infantil. Ellos y los artistas que les acompañaron concienciaron al público del grave problema que sufre Latinoamérica: 32 millones de menores de seis años viven en la miseria más absoluta.