© Netflix

Miguel Ángel Silvestre: “Me pone más la realidad que la ficción”

El castellonense ha dado el salto a Estados Unidos con ‘Sense8’, la ficción de Netflix que dirigen los hermanos Wachoswski (realizadores de ‘Matrix’) y en la que el actor se codea con Daryl Hannah.

Clara Hernández | Woman.es

Su compañera de reparto en la serie ‘Sense8’, la célebre Daryl Hannah, dice que Miguel Ángel Silvestre es “hilarious, so hilarious” (hilarante, divertidísimo). También asegura que, aunque el exDuque está recibiendo clases de inglés, habla bien el idioma. Poco después el protagonista de la conversación hace su entrada como una exhalación. Cuenta anécdotas, gesticula, reparte sonrisas… Con la ficción ‘Sense8’ (una de las ofertas de la recién llegada Netflix a España) ha logrado colarse en la industria estadounidense, donde ya estudia nuevos proyectos.

¿Cómo es trabajar en Estados Unidos… ‘con papeles’?
Me costó conseguir el papel y me sentí un afortunado al lograrlo. En cuanto a trabajar en una ficción estadounidense no hay diferencia respecto a hacerlo en una española como ‘Velvet’, que tiene muchísima calidad. ‘Sense8’ es ciencia ficción y en ella aparecen helicópteros y coches por los aires. Pero si ‘Velvet’ necesitara esos efectos, los tendría.

¿Tampoco hay diferencias en la dirección?  
A los hermanos Wachowski (Lana y Andy) no les gusta ensayar, querían que todo surgiera en el mismo plató. Se empezaba a grabar y te iban dando indicaciones sobre la marcha. Un día Lana me explicó que había estado trabajando gran parte de su vida desde la perfección  y que ahora había decidido hacerlo desde la espontaneidad. Pero esa es una elección personal del director.

¿Cómo se trabaja en la improvisación?
Es un reto. Aunque la improvisación es más en cuanto a formas, no al texto. Una vez se me ocurrió no decir exactamente la frase que estaba en el guion y  Lana me dijo, con mucha delicadeza: “Verás, Miguel Ángel, llevo años reescribiendo esa frase. Si pudieras decirla tal cual, por favor”.

El actor en una secuencia de 'Sense8' | © Netflix

Has dicho que te costó conseguir el papel. ¿Hubo muchas pruebas?
En principio no se valoraba un actor español para ese personaje pero después de cuatro castings, consideraron que podía hacerlo. Y tengo que decir que nunca he disfrutado tanto trabajando. Adoro a mi personaje, Lito. Es el que me cae mejor de todos los que he interpretado.

¿Cómo es él?
Lito es un actor mexicano que esconde su homosexualidad por miedo a que la sociedad le dé la espalda. Este personaje es más habitual en México que en España, donde tenemos una cultura muy tolerante. Pasamos por una dictadura y es increíble cómo ha cambiado el mundo desde entonces. Distintas vivencias me han ayudado a ponerme en la piel de Lito. Luego se trata de escuchar las órdenes de los directores y dejarse llevar.   

La primera escena que grabaste fue una de sexo que muchos han tildado de “tórrida”. ¿Cómo afronta uno el primer día de rodaje con una secuencia así? 
Lo que más me preocupaba es que habían reescrito la secuencia y no me habían pasado el nuevo texto. Ellos me dijeron: “Tranquilo, solo queremos que digas: “Quiero hacerte el amor como la primera vez en la que nos conocimos”. Lo más chocante fue cuando fui a vestuario y allí solo había una especie de bolsita con un lazo para cubrir lo mínimo. Y con eso puesto, casi en pelotas, fue cómo tuve saludar al equipo y conocer al director de Fotografía, John Toll, a quien admiro muchísimo.

Y después… ¿a escuchar a los directores y dejarse llevar?
Sí, aunque seguir las instrucciones no siempre es fácil. Había dos chicas. Tenía que ir hacia una de ellas y besarla. Entonces me dijeron algo que no entendí pero que interpreté como que tenía que besar a la otra. Entonces escuché: “No, no” y algo más que tampoco entendí. Poco después entraba un tercer actor y ya estaba pensando si acercarme a él cuando noté que una mano me cogía del tobillo y  me arrastraba fuera. Lo que me estaban diciendo era “Ok, ya lo tienes, sal de la escena”. 

¿Así fue como conoció a sus compañeros de reparto?
Nos habíamos visto un día en casa de la directora, Lana. Había organizado un karaoke, algo que me parece aburridísimo y que creo que está sobrevalorado pero que se ha puesto muy de moda en Estados Unidos. Y, claro, ¿quién es el latino? Yo, así que me pidieron que cantara una canción de Ricky Martin.  Y lo hice porque si hay que tirar de cliché, se tira. Después de cantar a Ricky Martin, que tiene unos agudos que soy incapaz de imitar, pensé que el estar desnudo podía defenderlo mejor.

¿Qué estereotipos tienen los estadounidenses de los españoles?
Para ellos España es pasión y estar a la altura de eso no es fácil. Cada vez que les ves tienes que coger carrerilla para darles un abrazo. ¡Hay que dejar el pabellón alto! Es verdad que, en general, somos más pasionales y espontáneos que ellos.

En la serie interpretas a una persona que contacta extrasensorialmente con otras. Fuera de la pantalla, ¿sientes interés por los fenómenos que se escapan a la razón?
Hubo una época de mi vida que sí. Soy muy intenso y cuando me interesa algo, voy a por ello con todas mis fuerzas. Después, me cansé y lo dejé. Ahora me gusta más la espiritualidad que el karaoke, pero mucho más que todo eso me gusta el surf. Creo que la realidad me pone más que la ficción. 

Ahora que has dado el salto a Estados Unidos, ¿tienes planeado seguir trabajando en España?
No barajo dejar España. En Estados Unidos hay proyectos muy estimulantes pero aquí también. Me gustaría compaginarlos. Además, estoy muy orgulloso de ‘Velvet’ y a mi madre le encanta. Hay muchas razones por las que tengo el corazón puesto en esa serie.

¿A tu madre también le gusta ‘Sense8’?
Le encanta, le tocó mucho. Incluso las escenas de cama, ella es muy abierta. ‘Sense8’ es un rock and roll, una montaña rusa de emociones, sensaciones, diversión, erotismo y escenas de acción rodadas con mucho estilo donde hasta la violencia se disfruta porque resulta estética, es bonita.  La serie tiene muchas capas y es muy disfrutable.   

 

Relacionados

-->