Fátima

¿Y si el sueño de Meghan Markle siempre hubiera sido ser una princesa?

La duquesa de Sussex ya soñaba con ser una princesa desde hace años, ¿será que los sueños sí se hacen realidad?

Juande Corrales | Woman.es

Las celebs constantemente sueñan con ser princesas. No hay más que ver cómo Katy Perry se convirtió en Blancanieves por una noche, y Kim Kardashian, en Jasmine a golpe de maquillaje. Y es que sí, ¿quién no ha soñado con una boda real? Meghan Markle antes, incluso, de conocer al príncipe Harry, ya tenía en la cabeza este sueño de ser una princesa, lo que no sabía es que finalmente acabaría casándose con él.

Resulta que en 'The Tig', el blog que escribía Meghan, la entonces actriz escribió un post reflexionando acerca del sueño de ser princesa. Fue a raíz de una entrevista que la propia Meghan le hizo a la princesa libia Alia Al-Senussi, cuando en su blog pudo leerse la siguiente reflexión: "Todas las niñas sueñan con ser princesas. A mí me pasaba con She-Ra, la princesa del Poder [un dibujo animado]", confesaba en 2014 la ahora duquesa de Sussex.

¿Quién le iba a decir a la Meghan de entonces que iba a acabar teniendo una boda real? Lo mejor de todo es que no solo hablaba de princesas ficticias, a la propia Kate Middleton también la sacaba a la palestra en dicha entrada, sin saber ella que Kate terminaría siendo su cuñada: "Las mujeres adultas parecen conservar esta fantasía infantil. No hay más que fijarse en la pompa que rodea la boda real y la interminable conversación sobre la princesa Kate".

Tan solo cinco años han hecho falta para que Meghan Markle vea su sueño (y el de muchas) hecho realidad. Su boda fue la más esperada y sonada de la temporada y sus looks son los que marcan la tendencia del momento, ¿o acaso no estás ansiosa de que salga a la calle para ver qué lleva puesto?

Ver 9 fotos

He aquí la prueba inequívoca de que los sueños se hacen realidad; solo que al ser un sueño tan compartido, nos faltan casas reales para que se cumpla en todas y cada una de las que lo desean... 

En cualquier caso, ¡suerte!