| Brian Bowen Smith

Megan Fox, guerrera

La actriz norteamericana vuelve al papel de aguerrida reportera en la exitosa secuela de la saga mutante, “Tortugas Ninja: Desde las sombras”. Tanto en casa como en la pantalla, es una mujer única rodeada de hombres.

 

Ester Aguado | Fotografía: Brian Bowen Smith

Acaba de ponerse a las órdenes de James Franco (“Zeroville”), dará a luz a su tercer hijo en agosto y parece haberse reconciliado con su aún marido y padre de Noah (4 años) y Bodhi (2), el actor Brian Austin Green, con el que llevaba doce años de relación. No podía irle mejor. Bueno, sí: en cuanto se estrene la segunda parte de “Tortugas Ninja”. Si, en 2014, la primera parte de la saga recaudó casi 500 millones de dólares en taquilla, ¿qué pasará esta, en la que hay más acción, más villanos, más humor y más... de todo? La heroína de “Transformers” y de la serie televisiva “New Girl” vuelve a encarnar a la valiente periodista April O’Neil y a dar mucha guerra. 

¿Qué es lo que te atrajo al mundo de las Tortugas Ninja?

Me apasionaban cuando era niña. Seguí la serie original en los años ochenta y he vuelto a verla muchas veces ya de mayor. Cuando me enteré de que se iba a hacer el remake, decidí que quería formar parte del proyecto y me reuní con ellos para decírselo.

¿No te dio miedo arriesgarte también en una segunda parte? Ya sabes lo que dicen de las secuelas...

No dudé en absoluto. Ha sido una suerte poder hacerla, sin ninguna presión. Todos sabíamos ya qué tono debía tener la película, así que el ambiente fue mucho más relajado. Estábamos seguros de estar rodando una versión mejorada; había mucha energía creativa.

   Megan Fox en una escena de las 'Tortugas Ninja'. | © IMDB

La primera parte no tuvo buenas críticas, aunque entusiasmó al público, ¿por qué crees? 

La historia lleva en marcha más de veinte años, así que cuenta con un público entregado que abarca varias generaciones. Me parece que los críticos ven las películas con cierta predisposición... 

Encarnas a una reportera de garra, que trata de destapar casos de corrupción, ¿le has puesto tu sello? 

He seguido el guion al pie de la letra y me he esforzado al máximo para darle vida desde la verdad. Pero es inevitable que todo lo que haga tenga mi sello, porque solo sé hacer las cosas a mi manera (risas). 

Parece que tu personaje se siente atraída por Casey Jones... 

Sí, lo encarna Stephen Amell, que es súper profesional. Siempre se sabe a la perfección sus diálogos, lo que resulta gracioso, porque algunos de nosotros nunca conseguimos aprendérnoslos (risas). Hay cierta chispa entre los dos, bastante química, pero yo no diría que quiera ligármelo. El que sigue detrás de mí es Mikey pero ya sabes, ella es humana y él una tortuga mutante. Así que no es posible. 

Un momento del rodaje que recordarás toda tu vida... 

Cuando entré por primera vez en la guarida de las Tortugas, en Brooklyn... Era impresionante, divertido. Uno de los platós más increíbles de todos los que he pisado. Como era fan de la serie, fue un subidón.

Megan Fox entrando en acción. | © IMDB

¿Qué es lo que más te gusta de esta saga cinematográfica?

Lo que me encanta es que no se toma en serio nada, es muy vacilona, se ríe de sí misma y hace constantes guiños al público. 

¿Cuál ha sido el principal desafío del rodaje?

Las largas jornadas de trabajo; rodábamos 16 horas seguidas. Es un gran sacrificio perderte tanto de la vida de tus hijos. Cuando te dan tiempo libre, tienes que elegir: “Vale, tengo ocho horas. ¿Me voy a dormir o no duermo y disfruto de ellos?” Es muy duro.

Ahora que eres madre, ¿miras mejor tus proyectos?

No es que sea más exigente, es que ahora no hago más que un par de proyectos al año. De esa forma, tengo temporadas libres para pasarlas con los niños y ser parte esencial de sus vidas.

¿Rodarías una tercera parte si la plantearan?

Si podemos hacer otra, seré la primera persona en aparecer en el plató. Seguro. 

Relacionados