Jon Kopaloff / GETTY

Margot Robbie está transformando la industria del cine y sabemos por qué: estos son los pasos que ha dado

La actriz de 'Aves de presa' cumple años este 2 de julio

Noelia Murillo

No sería demasiado original empezar este artículo mencionando los obstáculos a los que se deben enfrentar las actrices de Hollywood para llegar a una posición más o menos similar a la de sus compañeros hombres. La histórica mirada patriarcal, aunque con menor fuerza, sigue presente en nuestra concepción de la sociedad y eso, en el cine, es más que evidente.

Gracias a movimientos como el #MeToo, muchas intérpretes han sentido la necesidad de contar sus experiencias personales, algunas de ellas realmente escalofriantes. Si bien es cierto que se trata de un auténtico ejercicio de valentía, que han demostrado actrices como Alyssa Milano o Rose McGowan, no es justo desmerecer a aquellas que han optado por reivindicar su libertad de un modo menos explícito.

-Margot Robbie será la protagonista de la nueva película de 'Piratas del Caribe'

-Harley Quinn, Wonder Woman, Viuda Negra... 2020 fue un año súper heróico

Margot Robbie es un ejemplo de cómo, a menor velocidad de la esperada, pero con igual tesón, la industria del cine se está transformando. Lo hace con gestos de igual relevancia que movimientos populares como el #MeToo, con menor exposición ante los medios y como mejor se le da: en la gran pantalla. Si bien es cierto que la actriz también se ha sentido identificada con este movimiento, a lo largo de estos años la actriz ha demostrado que su talento frente a las cámaras no tiene nada que ver con el físico. Lo ha hecho a través de diferentes personajes a los que ha aportado su propia perspectiva.

En una reciente entrevista publicada por Vogue con motivo de su 31 cumpleaños, Margot ha hecho un repaso de cómo, a través de las películas en las que ha participado, ha insistido en cambiar los cimientos de Hollywood. Basta con echar un vistazo a su personaje de Tonya Harding en Yo, Tonya o la icónica Harley Quinn en Aves de presa para darse cuenta de la evidencia.

Con una diferencia importante: en ambas, la actriz también ha asumido el papel de productora, un rol tradicionalmente masculino. Y es que, aparte de haberse convertido en una intérprete destacada del séptimo arte, el propósito de Margot no ha sido otro que el de abatir los estereotipos de género desde una posición arriesgada y necesaria.

Uno de los vértices en los que se ha apoyado para llevar a cabo esta redada contra las injusticias ha sido LuckyChap Entertainment, la productora que fundó hace ya siete años junto al que ahora es su marido, Tom Ackerley. La compañía nació con el objetivo de contar historias de mujeres en la pantalla y apoyarlas detrás de los focos. Una de las películas más recientes en la que la productora lleva su firma es Una joven prometedora, en la que su protagonista se venga de todos aquellos que tuvieron la intención de abusar de ella.

Otra de las estrategias que ha adoptado la protagonista de El lobo de Wall Street es la de llevar la iniciativa. Para participar en Neighbours escribió una carta a sus productores, donde expresaba cuál era su deseo de contribuir a la serie. Lo mismo ocurrió años después con el realizador Quentin Tarantino, a quien envió una nueva misiva pidiendo formar parte del elenco de Érase una vez en… Hollywood. Gracias a ese impulso se convirtió en la malograda Sharon Tate.

Y eso no es todo, ya que en dicha entrevista ha confesado cuáles son sus proyectos, entre los que se encuentra asumir el mando de la dirección. “Quiero dirigir. Me gustaría intentar escribir, pero no sé si lo voy a conseguir. Dirigir es un privilegio y no un derecho, pero llevo unos años con una idea en mi cabeza y necesito exponerla sobre el papel para saber si es ridículo o no”, ha comentado. Visto el historial de Margot, no tenemos dudas: logrará su propósito… ¡y será un éxito!