GTRES

Malú: "Las mujeres tenemos que demostrar más"

Entrevistamos a Malú, la cantante española que el próximo noviembre estrena su nuevo álbum, 'Caos'. 

Garbiñe Continente | Woman.es

'Caos' es tu nuevo álbum, que sale a la venta en noviembre, ¿qué tiene de especial este nuevo disco?

Es un disco que, sin ninguna premeditación, es muy ‘de directo’. Yo creo que después de 18 años, el hecho de no haber girado un año, me ha hecho añorar tanto el escenario que se ha acabado reflejando en estudio. Y es muy difícil reflejar un directo en estudio, porque es mucho más frío.
Por otro lado, creo que ese lugar donde yo me siento más cómoda interpretando, es mucho más optimista desde hace ya unos años. En este disco se reafirma esa forma más optimista de expresar o de contar las cosas y, sobre todo, de sentir las cosas.

Como has dicho, han pasado ya 18 años desde tu primer disco, ¿qué ha cambiado y qué queda de la Malú “aprendiz”?

Cambiar han cambiado muchísimas cosas, porque obviamente yo tenía 15 años cuando empecé. Simplemente, en la evolución como mujer, de los 15 a los 33 cambian muchísimas cosas en uno mismo. Y creo que, sobre todo, queda la esencia, y es lo más importante. Queda esa esencia de las ganas de escenario, las ganas de estar, de dar lo mejor. Para mí es lo más importante, que quede la esencia pese a que cambien muchas cosas.

Eres una de las voces más influyentes de España y has conseguido abrirte un hueco entre tanta voz masculina. ¿Crees que las mujeres tenéis más dificultades que los hombres en el mundo de la música?

Absolutamente. Yo creo que las mujeres empezamos con un menos diez de credibilidad. Y no solamente en el mundo de la música, sino en muchísimos otros sectores. Pero esto es un hecho, no es que yo ahora de repente lo diga  y tenga un reclamo, es así. Pero puedes seguir adelante y luchar por estar ahí o quedarte quieta y no hacer nada.
Yo creo que las mujeres ya llevamos mucho tiempo luchando para demostrar; y eso es lo triste, que tenemos que demostrar que somos mucho más capaces de los que somos. 

Y, ¿cuáles son las claves del éxito?

Yo creo que no hay claves, creo que ser constante y seguir ahí, que no te pueda esa falta de credibilidad que hay. El seguir luchando y no siempre llegar a buen puerto, pero que no pueda contigo. Las claves del éxito yo creo que no las tiene nadie, pero  en mi carrera ha sido un no parar, de luchar y trabajar, sentir  lo que más feliz me hacía en el mundo, que era estar encima de un escenario.

En tus canciones la letra tiene un gran peso. ¿Cuánto hay de realidad y cuánto de ficción?

Siempre hay realidad, independientemente de que sea algo personal o ajeno, o dirigido hacia otro lugar completamente diferente de lo que se proyecta o se puede llegar a interpretar. La mayoría de las canciones están abiertas a la interpretación que tú le quieras dar, al lugar donde tú las quieras llevar. Y yo creo que es súper importante, que uno pueda agarrar una canción y sentirse identificado en el momento que necesita esa canción.

Y, ¿no da un poco de reparo abrirse de esa manera? Al fin y al cabo, cuentas tu historia en una canción…

Exactamente, te entregas a ti en cuerpo y alma. Cuando sacas un disco o te subes a un escenario, das todo de ti. De hecho, cuando te subes a un escenario, lo cuentas directamente. Por eso quizá, luego tratas de mantener un poco tu intimidad al margen, porque realmente has dado tanto de ti, que lo que te queda para ti misma es muy poquito, y es algo que tratas de conservar como si fuera oro.

¿Cómo se conserva esa intimidad en lo más alto de la fama, cuando tienes miles de seguidores en todas las redes?

La verdad es que yo recibo siempre con mucho cariño, porque es muchísimo el cariño que recibo por parte de todo el mundo. De las personas que me siguen, de las personas que me encuentro, de las que van a mis conciertos… Me siento muy afortunada por todo el cariño y el respeto que recibo, y eso, al final, es lo importante y lo que hace que todo sea llevadero.

Eres la voz femenina con más seguidores en Twitter. Cuando empezaste, el fenómeno fan era totalmente diferente al actual, ¿cómo se lleva ese cambio?

Es raro, reconozco que es muy raro. Yo vengo del autógrafo y, ahora… olvídate. Ahora lo mínimo es un selfie. Es gracioso porque tú estás en el supermercado, con tus pelos, con tu compra, y te piden un selfie. Y, sobre todo, que va todo muy rápido. Te caes aquí, ahora mismo, y si hay alguien con un móvil ya lo sabe todo el mundo cinco minutos después. Todo va muy rápido y es cierto que es raro, y yo me manejo raro con las redes sociales. Como es algo que no está automatizado en mí, hay veces que fluye y me sale pero otras veces que no sé qué escribir.
Se me hace raro, pero al final, independientemente de que sea todo muy nuevo para mí, sí es verdad que es una forma muchísimo más directa de llegar a tu gente. Aquí no hay intermediarios, eres tú con ellos y ellos contigo. Y eso me gusta, me parece bonito tener una comunicación directa y poder contar yo misma lo que quiero que se sepa.

¿No crees que eso puede llegar a confundir a las fans? Al final es tu trabajo, tu vida privada es totalmente diferente…

Tampoco creo que sea malo que estén más cerca de ti. Las redes sociales molan por eso, porque eres tú con un móvil en la mano, y puedes hacer lo que te de la gana. Así, el  día que me apetece mandarles un beso de buenas noches desde la cama es porque me estoy acordando de todos y pensando, “me muero de ganas de veros a todos”. Tampoco entro en una intimidad excesiva; simplemente, me veo más cerca de ellos y creo que eso es bonito.

En cuanto a tu música, la llevas en el ADN, pero vienes de una familia flamenca. ¿Por qué has tirado siempre hacia el pop?

No lo sé, pero lo tuve muy claro desde muy pequeña. Yo creo que era muy consciente de mis limitaciones con el flamenco y después de lo que yo había ‘mamao’ en casa yo sabía que no llegaba a ese nivel. En el pop no sabía mis limitaciones, no sabía adónde podía llegar y quizá por eso me daba menos miedo.

Además de una carrera musical indiscutible, en los últimos años te has convertido en una estrella de televisión. ¿Qué tiene de especial ese mundo?

A mí me parece muy divertido. Es algo completamente diferente a lo que había hecho siempre, pero totalmente dentro de lo que he hecho siempre. Son formas de verlo, de vivirlo, de sentirlo muy diferente. Me ha aportado, sobre todo, mucho despeje psíquico, porque es una historia mucho más relajada, desde mi punto de vista. Convives con artistas veteranos y con artistas que qieren cantar, quieren que se les vea y quieren salir adelante, en un formato absolutamente blanco donde el objetivo no es crear audiencia riéndonos de nadie y donde, además, tienen la posibilidad de hacer una carrera. David Barrull sigue trabajando y sacando discos; María Parrado, exactamente lo mismo… Para mí es algo totalmente fuera de lo mío pero totalmente dentro, que me apasiona.

¿En algún momento te has arrepentido de algo de lo que hayas hecho en tu carrera?

A veces me pasa, y no como reproche o indignación; yo sé perfectamente lo que soy y lo que hay. Pero todos tenemos nuestros días, y en ese momento me quedo en casa, con mis películas o me voy a pasear a mis perros, y soy la más feliz del mundo. Esos momentos siempre los vas a tener.

Relacionados