| Lucian Bor

Lottie Moss, el vuelo de una top

¿Seguirá el mismo camino que su hermanastra Kate? Con 18 años, la nueva embajadora de Bvlgari posee la gracia y el carisma de un futuro icono de la moda.

Isabelle Girard | Woman.es

Lottie Moss pretende hacerse un nombre en el mundo de la moda. La ninfa inglesa de 18 años no considera apropiado, por ahora, hablar de su hermanastra, Kate, la top súperstar. "Ella es ella; yo soy yo. Kate es una estrella y yo, una principiante. Si quiero ser alguien en este mundo, me he de emancipar." Sin embargo, le da al César lo que le pertenece y reconoce que le debe su debut a esta hermana icónica 24 años mayor, con quien comparte el mismo padre (Peter Moss).

Fue en julio de 2011, en la boda de Kate con el músico Jamie Hince. Lottie tenía 13 años. Era una de las catorce damas de honor del cortejo. Rubia como el trigo, con una fina corona de florecillas en la cabeza, un ramo de flores en la mano y un vestido blanco: se llevó todas las miradas. "Al final de la ceremonia –recuerda–, uno de los agentes de Kate se me acercó para preguntarme si quería convertirme en modelo." Lottie Moss y Pippa Middleton, ¿el mismo destino? En común tienen haber sido damas de honor, vestidas de blanco, en las bodas de sus famosas hermanas y haber salido del anonimato en un pestañeo. La joven, sentada a lo indio sobre una mesa, sonrió. "Los ingleses adoran las dinastías. Kate es una reina a su modo y yo, una pequeña princesa", dice sin levantar la nariz de su smartphone de última generación. Ella no oculta su obsesión por las redes sociales "especialmente por Instagram y Snapchat". Sube toneladas de fotos de ella y sus amigos. "Todavía tengo los mismos amigos, los de mi barrio y los de mi infancia. No he cambiado. Solo tengo algunos seguidores más que ellos..."

Top de encaje bordado Carven, falda de macramé de encaje Giamba, medias Tabio. Bolso Serpenti, pendiente y anillo Diva’s Dream, en oro rosa, nácar y diamantes, todo Bvlgari. | Lucian Bor

Lottie esperó a los 16 años para hacerse sus primeras fotos. Dos años más tarde, se convirtió en modelo profesional. "Hasta entonces, me estaban reservando, como suele decirse, en mi agencia Storm Models. Mis padres me pidieron que terminara mis estudios en la escuela secundaria." ¿Estudios de qué? "Ni idea. ¡Estoy en blanco!", exclama en un estallido de risa. "He tenido un día agotador, perdón... De todos modos, la escuela no es lo mío. Mis padres tuvieron la sabiduría de entenderlo y enseguida estuvieron de acuerdo en que me lanzara a la aventura. Me quieren y confían en mí."

Top de algodón Isabel Marant, vaqueros Ba&sh. Bolso Serpenti Forever en cuero plateado, pulsera y anillo Divas’ Dream, en oro rosa, nácar y diamantes, todo Bvlgari. | Lucian Bor

Lottie lleva un vestido de crochet blanco, medias caladas de color crema y zapatillas. Nabokov tuvo que tener en mente una imagen similar cuando escribió “Lolita” o Colette cuando pensó en “Gigi”. Lottie Moss exhibe un aspecto de quinceañera de tez pálida y 1,68 m. Pero tiene aplomo de adulta, una madurez que se refleja en sus resueltos ojos azules y en sus frases rápidas y severas, como las de una presentadora de televisión americana. Responde con seguridad y franqueza. "Me encanta mi trabajo, viajar, ir a Los Ángeles. Me encuentro con un montón de gente con talento que cree en mí y me ayuda. Eso es guay, ¿verdad?"

En 2014, la edición inglesa de “Teen Vogue” le ofreció su primer shooting. En marzo de 2015, Lottie hace las primeras salidas en el desfile de Sonia Rykiel. Después, su carrera transcurre con la misma evidencia que una alfombra roja va desenrrollándose en los escalones del Festival de Cannes. Bvlgari acaba de hacerla embajadora de sus accesorios. "Por supuesto que conocía esta prestigiosa firma. Soy un gran fan de sus bolsos y de sus magníficas joyas. Me pregunto si estaré a la altura." Nada que temer. Su piel de nácar está hecha para hacer sublime el anillo de diamantes Divas’Dream, los pendientes de oro rosa o un bolsito Serpenti, todos Bvlgari. La joven encarna una clara frescura, ligeramente al límite, como las heroínas de “Las vírgenes suicidas”, la película de Sofia Coppola.

Blusa de algodón y encaje Roseanna, peto de encaje inglés Claudie Pierlot. Pendiente y anillo Diva’s Dream, en oro rosa, nácar y diamantes, ambos Bvlgari. Maquillaje Dior: Base Diorskin Nude BB Crème Beige, colorete Diorblush Coral Croisette, lápiz de cejas Diorshow Brown Styler Universal Brown, sombra Diorshow Fusion Mono Infinity y labios Dior Addict Lip Glow. | Lucian Bor

Lottie prefiere las sesiones de fotos a los desfiles. En ellas se toma su tiempo, habla con el fotógrafo y los estilistas y gana confianza. "La gente cree que ser modelo es fácil. Es justo lo contrario. La confianza en una misma se aprende y, para no tener el carisma de una ostra delante del fotógrafo, hay que trabajar, aprender a interpretar un personaje." Para Lottie, este bienestar pasa por la ropa. "Es obvio que una chica bien vestida que se siente hermosa exhibe una fuerza enorme." ¿Ha pensado en hacer películas? "Mi madre me empuja, pero por el momento estoy disfrutando de mi nueva vida."