Kylie Jenner | GETTY

Kylie Jenner se enfrenta a la primera polémica tras el lanzamiento de su marca de bikinis

Los usuarios de la marca están utilizando las redes sociales para compartir reseñas que cuestionan la calidad de sus productos.

María Viéitez

Kylie Jenner, empresaria e 'influencer', está acostumbrada a estar en el ojo del huracán. Hace poco, y tras varias semanas en que sus seguidores llenaron sus posts de Instagram de especulaciones, confirmaba que estaba embarazada de su segundo bebé con Travis Scott.

Una vez más, es la protagonista de una nueva polémica en redes, pero esta vez no tiene que ver con su vida personal, sino con una de sus empresas.

La más joven de las Jenner lanzó hace unas semanas su propia marca de bikinis: Kylie Swim. Y nada más hacer sus primeros envíos, la firma ha comenzado a ser duramente criticada en las redes sociales.

Los usuarios más fanáticos y más fieles seguidores de Kylie, hicieron sus primeros pedidos de inmediato. Lo que no esperábamos era que las redes se llenaron de comentarios que cuestionan la calidad de los productos, algunos de ellos asegurando que son "terribles".

El día en el que Kylie Jenner posó casi desnuda para Playboy y nos dio una lección de feminismo.

Ya sabemos cuál es la línea de baño que lucirá Rosalía el próximo verano.

TikTok e Instagram son las redes sociales que los compradores han utilizado para expresar sus quejas, muchas de ellas referentes a las costuras de los trajes de baño y la calidad de las telas. Uno de los usuarios subió a TikTok un vídeo titulado "La forma en que sigue empeorando", una consecución de clips en los que enseñaba los bikinis y bañadores que había comprado y en los que se podían ver costuras deshilachadas y remates de poca calidad y mal acabados.

Otros compradores descontentos grabaron vídeos acercando la tela de sus trajes de baño a las ventanas para demostrar lo fina que era. "Os los enseñaría puestos, pero literalmente no puedo. […] No esperaba que el material fuera tan fino que lo enseñaría todo, es tan fino como el papel. Hay que depilarse completa", escribió una usuaria. Sin embargo, reconoció que, por lo menos, "el tallaje es perfecto".

Los bikinis y bañadores no fueron las únicas prendas contra las que cargaron los usuarios. Los pareos también fueron objeto de crítica porque, al parecer, la tela es "demasiado pesada" y el tacto de esta era desagradable. La misma compradora terminó diciendo que le merece más la pena comprar en otras marcas porque puede encontrar los mismos productos más baratos y con una mejor calidad.

La firma Kylie Swim fue lanzada al público el pasado 17 de septiembre, y algunas de las piezas se agotaron de inmediato. Ni los representantes de la marca ni la propia Kylie se han pronunciado al respecto todavía.