GTRES

Kristen Stewart conquista Cannes

La actriz ha roto con todos los clichés que le pusieron tras protagonizar la saga Crepúsculo. Con dos películas estrenadas y los estilismo más fotografiados, incluso aunque no se lleve un premio, ella ya ha ganado en Cannes. 

Paka Díaz | Woman.es

Esta semana, entre las crónicas del Festival de Cannes, he leído una crítica en la que decían que Kristen Stewart es una actriz con recursos limitados y se me ha enarcado una ceja al instante. ¿A quién se le ocurre decir eso? Vale, cuando el mundo la conoció como Bella Swan, la ínclita protagonista de ‘Crepúsculo’ nos pareció, para qué nos vamos a engañar, una improbable actriz. O eso pensábamos, vampiros y prejuicios mediante. Pero, en realidad, lo que demostrábamos era muy poco conocimiento puesto que Kristen Stewart tenía ya, a esas alturas, una carrera muy prometedora como actriz, en modo alguno limitada. 

GTRES

Tras algunos papeles sin demasiada importancia, en 2002 interpretó a la hija de Jodie Foster en la película ‘La habitación del pánico’ y con ese papel consiguió su primera nominación a los Premios Young Artist. Después participó en ‘Cold Creek Manor’ y obtuvo una segunda nominación para esos galardones. Continuó su carrera con protagonistas que le cosecharon muy buenas críticas hasta llegar a la saga Crepúsculo. Para entonces ya había hecho de joven violada, de hermana mayor irresponsable, de adolescente con una enfermedad rara, de ‘en ocasiones veo fantasmas’ y de ladrona de bancos, entre otros. Una vez estrenada la saga de vampiros, Kristen no ha dejado nunca de rodar y rodar. Entre sus películas hay joyas de culto como ‘The Runaways’, donde interpreta a Joan Jett, ‘On the road’, basada en el libro de Jack Kerouac, y la preciosa ‘Adventureland’, donde por primera vez hace pareja cinematográfica con el actor Jesse Eisenberg. También protagonizó alguna súper producción como ‘Blancanieves y la leyenda del cazador’. Pero es en sus últimos filmes donde Stewart ha comenzado a dirigir su carrera. Y se nota. 

En ‘Viaje a Sils Maria’, da la réplica a la mismísima Juliette Binoche, como su joven asistente con la que le une una relación ambigua. Película de grandes actrices dirigidas por Olivier Assayas, en ella Stewart brilla entre todas y es su papel el que produce mayor fascinación.  De hecho, por él consiguió ganar el Premio César la mejor actriz de reparto, convirtiéndose en la primera norteamericana en obtener este galardón del cine francés. Del mismo modo, pero en otro rol totalmente diferente, la actriz volvió a enamorar al espectador en ‘Siempre Alice’ con su interpretación de la hija de Julianne Moore, una mujer diagnosticada con Alzheimer precoz. También ha cosechado algunos fracasos de taquillas con cintas como ‘American Ultra’, una pequeña obra de culto para frikis como yo, pero que pasó sin pena ni gloria por los cines. En ella, por cierto, volvía a emparejarse con Jesse Eisenberg, con quien le une una química especial en la gran pantalla y con quien protagoniza también uno de sus estrenos en Cannes, ‘Café Society’, la nueva obra de Woody Allen que ha cosechado muy buenas críticas. En Cannes también competía ‘Personal Shopper', del que es protagonista absoluta y que tuvo abucheos (por el uso excesivo de los mensajes de WhatsApp en pantalla) como aplausos por la interpretación de Kristen. Ella se ha paseado por el festival sonriente con su pelo teñido de platino y con esa indiferencia suya a la que le suele conducir su proverbial timidez. Ha caminado descalza en protesta por la supuesta obligación de llevar tacones para andar por la alfombra roja, ha ido al estreno de la película de su amiga Jodie Foster, se ha paseado cogida de la mano de su asistente personal, Alicia Cargile, y ha dejado a todos los amantes de la moda locos con sus estilismos. Porque, durante todo este tiempo, Kristen además de afianzar su carrera y crecer como actriz, ha protagonizado campañas para Balenciaga y Chanel, la firma de la que es imagen en la actualidad. Incluso protagonizó un cortometraje dando vida a la mítica Coco. 

El maquillaje de Kristen Stewart en la presentación de 'Café Society' en Cannes. | GTRES

Poco a poco, la nerviosa joven con ojos de cervatillo que aparecía ensombrecida por otras actrices más altas y con más tablas que ella en programas como El Hormiguero, ha ido marcando su territorio. Ha luchado por ser ella misma, por ser natural pese a que pueda incluso parecer poco simpática y lo ha conseguido. Ella, que no soñaba con ser una diva, tiene todas las papeletas para serlo. Capacidad como intérprete no le falta, tampoco ese algo misterioso que impide verla en su totalidad. Mientras tanto, gana sus pequeñas batallas, como salir del armario y declararse bisexual por si les puede ayudar a otros y otras jóvenes, contestar con acidez a preguntas morbosas o que considera machistas y seguir mostrando su media sonrisa y mirando de lado ante las cámaras. Con una película (Billy Lynn's Long Halftime Walk) del director Ang Lee pendiente de estreno y tras acaparar, con Julia Roberts, todas las portadas dedicadas al festival, Kristen Stewart ya ha ganado en Cannes incluso aunque no se lleve ningún premio.