D.R.

Kim Kardashian rompe a llorar al hablar del robo de París

La celebrity se sincera en una entrevista con Ellen DeGeneres sobre todo lo que vivió aquella noche. 

Woman.es

Por todos es sabido que el robo a mano armada que sufrió Kim Kardashian en su hotel de París, el pasado mes de octubre, cambió su vida por completo. De la noche a la mañana, todo eran rumores y especulaciones en torno a ella y su familia, no había apariciones públicas ni fotografías en Instagram. Kim Kardashian parecía haber desaparecido del planeta. De hecho, las pocas noticias que teníamos sobre ella y su entorno, no eran nada positivas. 

Pero poco a poco, y con el apoyo de su familia y amigos, Kim consiguió recuperar su vida, tanto la íntima como la pública, y volvió su presencia en las redes sociales, la normalidad en su matrimonio, las fotos en familia y las alfombras rojas. 

Ahora, Kim Kardashian ha ido por primera vez a un programa de televisión a hablar del robo y, como era de esperar, la celebrity se ha emocionado y no ha podido contener las lágrimas. Ha ocurrido durante el 'late show' que presenta Ellen DeGeneres, donde Kim era la invitada estrella de la noche. 

"Sé que esto suena muy raro, pero creo que estaba destinada a ello", cuenta Kim notablemente emocionada. "No quiero llorar, pero... Soy una persona muy diferente, creo que las cosas pasan en la vida para enseñarte algo". 

"Probablemente no era ningún secreto, podíais verme en el show lo llamando la atención, pero definitivamente era muy materialista", continúa la celebrity. "No quiero decir que sea malo tener muchas cosas y trabajar duro para conseguirlas, y estoy muy orgullosa de que la gente tenga éxito a mi alrededor. Pero lo que realmente me hace feliz que es que mis hijos me entiendan. Y que sea esta nueva persona la que va a criarlos. Porque no me voy a preocupar por esas cosas nunca más, realmente no". 

Kim revela en esta entrevista con Elle DeGeneres que, a día de hoy, sabe que llevaban siguiéndola desde hacía dos años, y relata todo hasta el momento en que entran en su habitación. La presentadora le pregunta qué sintió en aquel momento, cuando vio la pistola, si comenzó a llorar o cómo reaccionó ante el asalto. "Automáticamente tu estómago se encoge. Es un sentimiento que no puedes explicar. Y sabía que venían a por mí. Al cien por cien, creía que iba a morir", responde Kim Kardashian a DeGeneres. "Empecé a rezar, pensé: 'Sé que voy a ir al cielo. Espero que mis hijos estén bien, mi marido'. No quiero llorar, me estás haciendo llorar. Pero todo pasa muy rápido. Fueron como 7 u 8 minutos de tortura, pero cuando miro atrás y lo analizo, pienso, 'bueno, no fueron muy agresivos'. Podría haber sido peor", culmina la celebrity.