Kim Kardashian con look en rosa tras su participación en SNL. | @TheHapaBlonde / GTRES

Kim Kardashian y su ácido monólogo en Saturday night live: "Soy mucho más que esa foto que mis hermanas mostraron a sus cirujanos plásticos"

La empresaria ha hablado sobre su divorcio de Kanye West y su familia en su estreno en el mítico programa de televisión. 

Julia García

Noche histórica la que ha vivido la televisión norteamericana con el estreno de Kim Kardashian como anfitriona de Saturday Night Live. Futuro y pasado unidos en tiempo presente, los nuevos formatos y los tradicionales fusionados, televisión e Instagram juntos. La mezcla explosiva, obviamente, no ha decepcionado a nadie. 

Kardashian, que sabe de negocios y de imagen pública como pocas celebrities, ha ido a SNL a jugar y se ha marcado un 'all in' en toda regla. Como es habitual en su vida, la apuesta ha resultado ganadora. 

Vestida con un total look fuscia, manos incluidas, Kim ha dejado claras sus intenciones desde el comienzo del monólogo inicial con el que arranca el show: "Estoy emocionada de estar aquí esta noche para mostrarles que soy mucho más que una cara bonita, un buen cabello, un gran maquillaje, unos senos increíbles y un trasero perfecto", ha dicho justo antes de completar la presentación con una broma inmejorable: "Básicamente, soy mucho más que esa foto de referencia que mis hermanas mostraron a sus cirujanos plásticos".

Con la audiencia en el bolsillo, Kardashian se ha atrevido incluso a tocar aquello que en su vida no le ha salido bien, su matrimonio con Kanye West. Y lo ha hecho de frente, chocando de lleno con la cuestión. "He sido muy bendecida en esta vida y estoy agradecida por todo, honestamente, todos los altibajos", ha expuesto para preparar su entrada en el terreno más pantanoso de su vida, al menos de su vida reciente. 

"Quiero decir, me casé con el mejor rapero de todos los tiempos. No solo eso, es el hombre negro más rico de Estados Unidos, un genio legítimo y talentoso, que me dio cuatro hijos increíbles", ha continuado ya sí hablando abiertamente sobre su exmarido. "Entonces, cuando me divorcié de él, debes saber que se redujo a una sola cosa: su personalidad. Sé que suena malvado, pero la gente me sigue diciendo que la comedia proviene de la verdad. Y si hay una cosa que siempre esforzarse por serlo, es genuino", ha concluido.

Durante su mediático paso por el programa (solo hay que ver las redes sociales en las horas posteriores a la emisión del show), Kim Kardashian se ha atrevido incluso a bromear con la posibilidad de presentarse a la Casa Blanca, tal y como hizo Kanye West en una decisión que siempre vincularon los medios norteamericanos especializados en crónica social al divorcio de la pareja: "Ahora sé que estamos divididos como país, pero me encantaría que Estados Unidos se uniera, por eso estoy aquí para anunciar que me postulo", ha llegado a decir en un momento de su monólogo para acto seguido quitar el susto del cuerpo a la audiencia millonaria de SNL: "Solo bromeo. ¡Chicos! No me postulo para presidente. No podemos tener tres políticos fracasados ​​en una familia". 

Genia y figura Kim Kardashian burlándose de sí misma y de todo lo que rodea a su personaje público.