Kendall Jenner y Bella Hadid hacen la compra juntas en Nueva York con sendos looks rematados con una chaqueta de cuero larga | Gtres

Es imposible tener más rollo que Kendall Jenner y Bella Hadid haciendo la compra en el supermercado

Algunas no se quitan ni el chándal para ir a por el pan y ellas se marcan dos lookazos. 

Woman.es

Imagínate que bajas al supermercado del barrio tan feliz con tu chándal y te encuentras a dos chicas cogiendo sus yogures y su fruta con sendos lookazos más propios de una jornada de cañas por los locales de moda del barrio hipster de la gran ciudad de turno. Las miras con una mezcla de admiración y sorpresa, es inevitable pegarles un repaso de arriba a abajo, y no te pones a aplaudir por el qué dirán tus vecinos que están haciendo lo propio para criticarlas porque se mueren de envidia.

Pero espera, deja de imaginar por un momento, porque la escena puede mejorar todavía más: imagínate que esas dos chicas son Kendall Jenner y Bella Hadid juntas empujando un carrito de la compra cual pareja feliz. Y tú ahí con la boca abierta, abrochándote hasta arriba la chaqueta para que no se vea la camiseta de propaganda que llevas debajo y tus pelos de loca... Sorpresas te da la vida, aunque es más fácil que te ocurran si estás en Nueva York.

Bromas aparte, nos preguntamos si habrán pensado algo así las personas que estaban tachando productos de su lista de la compra boli o smartphone en mano cuando vieron aparecer a las dos top model para hacer exactamente lo mismo que estaban haciendo ellos. Estas escenas cotidianas son chocantes porque humanizan a las celebrities. Pero claro, las divas no son del todo humanas por muy de carne y hueso que estén hechas.

Ellas van a la compra porque a veces no queda otra, pero no lo hacen de cualquier manera. No, ellas no se ponen lo primero que pillan. O sí, pero si tienes ese rollo único que tienen las dos amigas, el outfit te queda de otro nivel casi sin querer. 

Kendall Jenner empujando el carrito de la compra en un súper de Nueva York acompañada por Bella Hadid.  | Gtres

Las ves y da la sensación de que las dos cogieron las chupas de cuero largas que tienen detrás de la puerta últimamente listas para solucionar cualquier look, unas mallas estampadas por aquí, unos pantalones de cuero por allá, un top escotado una y otro recortado la otra y el par de botas y zapatos que dejaron tirados por la habitación al llegar tarde la noche anterior. Así de fácil se apañan un outfit con el que dejan KO a cualquiera.

Sea lo primero que tenían a mano o no, lo que está claro es que no se puede competir contra esa percha. Es imposible. Verlo desde la distancia, en fiestas y pasarelas, va que va, pero tenerlas frente a frente en un terreno tan humano como el supermercado cambia la perspectiva del foco con el que se ve. Es como si se hubieran aparecido dos seres divinos, ¿verdad? Deberían obligarlas a hacer la compra por internet...

Relacionados