Johnny Depp y Amber Heard en una premiere en Los Ángeles en 2014. | Kevin Winter

Johnny Depp pierde la batalla judicial contra Amber Heard y el periódico The Sun

Piensa recurrir.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Ha sido uno de los procesos legales más escandalosos y polémicos de los últimos años. Tras un complicadísimo proceso de divorcio, Johnny Depp decidía demandar a Amber Heard y al periódico The Sun por haber asegurado que el actor era un "maltratador". Pues bien, tras un complicado proceso, ahora por fin se ha dictado sentencia y no ha sido nada favorable para el protagonista de 'Piratas del Caribe' ya que el juez ha considerado que el artículo en el que se le tacha de "maltratador" está basado en la verdad de lo que se ha podido probar que sucedió.

Fue en abril de 2018 cuando The Sun publicó un artículo en el que se calificaba a Johnny de 'wife beater'. Ahora, el juez ha dicho lo siguiente sobre dicha descripción del intérprete. "El demandante no ha prosperado en su demanda por difamación. Aunque él ha probado todos los elementos necesarios para defender su caso, los acusados han mostrado que el significado de lo que publicaron en su momento no fueron solo palabras, sino que fueron hechos. Lo publicado es sustancialmente cierto. He llegado a estas conclusiones después de haber examinado con detalle 14 incidentes en los que se basan tanto acusados como demandante". 

Además, el juez asegura que cuando Amber Heard llamó a Depp "monstruo" cuando estaba borracho o drogado, "eso no fue producto de su imaginación. De hecho, el magistrado asegura que ha aceptado la evidencia de que el propio Johnny admitiese que podía llegar a ser un monstruo cuando estaba bajo los efectos del alcohol u otras drogas y que eso le llevase a comportarse de manera diferente en esas ocasiones". 

Sin embargo, y aunque pudiera parecer lo contrario, el equipo de abogados de Johnny Depp piensa recurrir la sentencia. "Lo más preocupante es la confianza del juez en el testimonio de Amber Heard, y la correspondiente indiferencia de la montaña de pruebas contrarias de los agentes de policía, los médicos, su propio ex asistente, otros testigos y una serie de pruebas documentales que socavaron por completo las acusaciones. Punto por punto. Todo esto fue pasado por alto. Sería absurdo que no recurriésemos".