La actriz Jodie Comer es imagen de la marca de belleza sostenible Noble Panacea, desarrollada por el Nobel de Química Fraser Stoddart. | Guy Aroch

Jodie Comer, la nueva Lara Croft en 'Free Guy' junto a Ryan Reynolds

La británica ha pasado de dar vida a una psicópata en la modesta 'Killing Eve' a grabar con Ridley Scott. Junto a Ryan Reynolds protagoniza su primera superproducción, “Free guy”, una divertida comedia sobre un videojuego. Engancha. 

Ester Aguado

No sueña ni con premios, ni con una mansión con vistas, sino con hacer más teatro cerca de casa, volver a bailar en el Primavera Sound de Barcelona (desde donde cogió un vuelo a California para obtener el papel de su vida) o trabajar con Frances McDormand. Esta chica de Liverpool tiene la naturalidad de quien aún no ha despegado los pies de la tierra, aunque esté tocando ya el cielo. Sentada en su cama, con ropa de andar por casa y sin maquillar, aparece al otro lado de la pantalla: risueña, sincera y fresca. Su debut en el cine, una superproducción que rodó en 2018 junto a Ryan Reynolds, se ha visto aplazada hasta tres veces a causa de la pandemia (con la consiguiente burla por parte de los protagonistas, sobre todo de Ryan Reynolds, en redes). Pero ella se lo toma con humor: «Al final y al cabo, “Free Guy” es una metáfora bastante buena de la falta de control de nuestras vidas, así que... ¿Qué mejor campaña de marketing?»

¿Tú la habrías lanzado antes en las plataformas de televisión?

Ha sido un año difícil... Necesitábamos comedia más que nunca, sí. Y “Free Guy” es emotiva y tiene corazón, te deja muy arriba, eufórica. Sin embargo, me encanta que se estrene en cines. Necesito recuperar ese placer que me daba ir a una sala y lo increíble que es la experiencia de ver una película... “Free Guy” hay que disfrutarla en pantalla grande. Ir al cine es algo que todos dábamos por sentado, como muchas cosas, antes de la pandemia, ¿verdad?

Tras hacer de asesina en “Killing Eve”, en “Free Guy” vuelves a interpretar a una mujer fuerte, ¿eres así en la vida real?

Según lo que entiendas por fuerte... Para mí, el valor de estos personajes radica en que tienen matices, puedo explorar interpretándolos. Son profundos. Fuerte no siempre implica fuerza física, feroz o atlética, sino mucha carga interior. ¿Si me considero así? ¡Supongo que sí, claro! (risas). La mayoría de los personajes que he interpretado son mujeres a las que odias cuando las conoces, o no entiendes, pero cuando avanza la trama te das cuenta de que tienen más coherencia que la “buena” de manual, y me encanta.

Y como buena inglesa, tendrás sentido del humor...

Cada vez que me he alejado de casa, he echado de menos precisamente eso: gente que se tome a sí misma, y a su vida, un poco menos en serio. En Liverpool no somos discretos, pero es un lugar amable en el que puedes hacer amigos y reírte de tus miserias con el primer desconocido que veas.

¿Fue uno de los rodajes más complicados? Gran parte de la historia está ambientada en el mundo virtual...

Sí, era mi primera vez en una superproducción y la primera que actuaba delante de un croma, una pantalla verde y, gracias al equipo, a su experiencia y a su pasión, salió perfecto. Hice un buen máster: no es fácil estar dentro de una gran caja verde y que te vayan diciendo: ¡Hay una explosión aquí! ¡Hay un coche volando por encima de ti! Y tener que reaccionar a todas esas cosas sin que estén ahí... Honestamente, te das cuenta de la cantidad de gente que da el máximo para que resulte creíble. Así que disfruté viendo la película por primera vez: era mejor de como la había imaginado.

Era tu primer protagonista en un blockbuster de Hollywood. ¿Tuviste miedo de aceptar este trabajo?

¡Estaba aterrorizada! Todos tenemos inseguridades y mi voz interior decía: «Tal vez, solo eres una actriz de televisión»... Estaba intimidada, como un pez pequeño en un lago enorme... Pero cuando llegué al set, vi que la moral es la misma, la forma en que se aborda el trabajo es igual, el equipo es idéntico, la diferencia radica más en lo que te dices a ti misma. Cuando superé esta ansiedad inicial, me sentí bien.

Supongo que la mejor parte del rodaje fue tener a Ryan Reynolds frente a ti. ¿Cómo es en distancias cortas?

Es el chico más amable del mundo. ¿Sabes cuando lo ves en entrevistas y piensas: no hay forma de que pueda ser tan agradable, genial, talentoso e inteligente? ¡Pues lo es de verdad! Crecí viendo sus películas y recuerdo cuando tuve mi primera audición en Nueva York, con él... Fue surrealista. Es tan maravilloso como parece. Y tuve suerte de vivir con él mi primera experiencia en el cine, tan enriquecedora, y de que tanto Shawn Levy (director) y Ryan lideraran el camino.

Ryan Reynolds y Jodie Comer, protagonistas de la comedia 'Free guy'. | Guy Aroch

Confiesa: ¿Te gustan los videojuegos?

No soy una gran fan, nunca han estado en mi órbita, pero antes de rodar la película pensé: tengo que hacer los deberes. Me llevaron una PlayStation y una selección de juegos a mi apartamento. “Spiderman” era mi favorito: me gusta columpiarme desde los edificios y pasar un buen rato... Odio los juegos estresantes donde hay mucho en riesgo. No me gusta que la policía me persiga, no quiero atracar a la gente en la calle por dinero. Simplemente, no quiero (risas). Pero es fascinante formar parte de este film: ¿Sabes la cantidad de gente y dinero que mueven los videojuegos y lo grande que es la comunidad gaming? Es enorme y ofrece mucho a la gente. Y hay juegos que son auténticas obras de arte.

¿Dirías que tu avatar era como una versión de Lara Croft?

¿La hermana pequeña de Angelina Jolie? ¡Me quedo con eso! (risas). Fue muy interesante poder conectar el avatar, Molotov, con el personaje real, Millie. Ambas tenían que ser muy diferentes, sobre todo en lo físico. Ese fue el mayor desafío. Ser un personaje de videojuego increíblemente fuerte es mucha presión y un reto muy físico a la hora de actuar.

¿Cómo te llevas con las redes sociales y la tecnología?

Estoy muy agradecida a la tecnología: cuando viajo, siempre guardo un momento para conectarme por FaceTime con mi familia y pienso: ¡Es increíble! No nos damos cuenta de lo afortunados que somos de tenerlo al alcance de la mano. Pero hay una parte de mí que dice: Está bien pero, ¿por qué no lo dejamos aquí? No necesito robots. Cuando voy a comprar, me gusta charlar con la persona que hay detrás del mostrador (ella misma trabajó como dependienta en un supermercado Tesco a los 16 años). Vi en las noticias el otro día que hay nuevos centros comerciales donde ya no tienes que hablar con nadie. Y pensé, ¿es ahí hacia donde nos dirigimos? ¿Ya no queremos saludar a la gente? Recuerdo haber leído un artículo sobre un robot creado para que los ancianos tuvieran a alguien en casa que pudiera abrazarlos o cuidarlos y pensé: es una opción genial si la gente no tiene familia, pero ¿no hay suficientes humanos en el mundo para poder proporcionar apoyo a las personas que lo necesiten?

Eres una actriz muy camaleónica (ganadora de un Emmy 2019, la más joven), ¿cuáles dirías que son tus puntos fuertes?

Dios, es una gran pregunta. No quiero hacer dos veces el mismo papel, ni quedarme atrapada en un género o un personaje específico. Quiero asumir nuevos desafíos, intentar algo aterrador. Eso es lo que la mayoría de los actores encuentran emocionante. ¿Cómo de lejos puedo llegar? No lo sé, supongo que esta pregunta la deberían responder otros... Pero no quiero que me lo digan (risas). No sé si me conviene pensar demasiado en eso. Todo lo que envuelve esta profesión puede volverse en tu contra si no tienes buenos amigos y familiares que, básicamente, te digan la verdad y te bajen a la tierra. Diría que es poco probable, si no imposible, que puedas ser feliz cuando no hay realismo y honestidad en tu entorno, aunque participes en la película más taquillera del planeta.

La actriz británica encarnará a Josephine Bonaparte frente a Joaquim Phoenix. | Guy Aroch

Has estado en el mundo de la actuación durante 13 años y estrenaste la peli el 13 de agosto. ¿Eres supersticiosa?

¡Ahora que lo sé, sí! (risas) No, tal vez el 13 sea mi número de la suerte. Es increíble tener fija ya esta fecha en el calendario, después de tantos cambios. 

Mucha gente no sabe que fuiste la madre de Rei en “Star Wars”, ¿eres fan de la saga? ¿Cómo fue la experiencia?

Fue increíble. Pero, aunque me dé vergüenza admitirlo, no estoy familiarizada con “Star Wars”. Fui muy honesta al respecto, porque no es algo con lo que puedas aparentar o mentir (risas). Mi padre es un fanático de las películas, así que fue emocionante. Estuve en el set solo un día, justo el último de rodaje, así que todo el mundo estaba listo para terminar y celebrar. Solo con ver los decorados, el pelo y el maquillaje –algunas piezas se mueven y se controlan de forma remota–, y los detalles que se incluyeron detrás de escena... Fue emocionante.

Acabas de rodar lo nuevo de Ridley Scott con Matt Damon y Ben Affleck, ¿has tocado el cielo en tu carrera?

Siento que siempre estoy coqueteando con el cielo. No sé si lo he alcanzado. A nivel personal, el hecho de trabajar con ellos ha sido un sueño. Fue una gran experiencia, y realmente crecí con Ridley, y me sentí muy cómoda y estoy orgullosa del trabajo. Supongo que sí, podríamos decir que he tocado mi propio cielo en ese sentido. Ahora, debo volver a dar la talla en el próximo proyecto de Scott, “Kitbag”, donde encarno a Josefina de Beauharnais, con Joaquin Phoenix en el papel de Napoleón. Eso sí, después de rodar la cuarta temporada y última de “Killing Eve” (HBO)... A ver si Villanelle consigue ser aceptada, a pesar de sus defectos, de una vez por todas.