GETTY

A Gwyneth Paltrow le salen caros sus huevos vaginales

La actriz se enfrenta a una multa de 145.000 euros por la venta de unos huevos vaginales cuyas presuntas propiedades han sido desmentidas.

Juande Corrales | Woman.es

Desde la creación de su web Goop, Gwyneth Paltrow se propuso ayudarte para que estuvieras más sana y más activa, pero si ya hizo ruido por sus malos consejos de vida 'healthy', ahora la polémica en torno a su persona va más alla. La plataforma California Food, Drug and Medical Task Force ha denunciado a la actriz de 'Shakespeare in Love' por la publicidad engañosa hallada en su sitio online.

Una multa de 145.000 euros ha sido la sanción impuesta a Gwyneth por culpa de unos huevos vaginales de cuarzo rosa y jade (todavía a la venta), que prometían regular el ciclo menstrual, potenciar el placer sexual, aumentar el control que tenemos sobre nuestras vejigas e, incluso, equilibrar las hormonas. Vamos, que aquello era remedio santo, hasta que se han tomado cartas en el asunto, claro.

La Oficina de protección al consumidor de California interpuso la demanda, tras la que Jeff Rosen (fiscal de la ciudad de Santa Clara) declaró por escrito que "la salud y el dinero de los residentes del Condado de Santa Clara nunca deben ponerse en riesgo por publicidad engañosa" como la encontrada en la web de Paltrow. "Protegeremos a los consumidores contra las empresas que prometen beneficios para la salud sin el apoyo de la verdadera ciencia... O de cualquier ciencia", añade en dicho escrito.

Es por eso que los beneficios médicos han desaparecido de la e-shop de Gwyneth Paltrow, y ahora estos huevos vaginales se asocian al "amor propio y el bienestar" y prometen aumentar, únicamente, "la energía sexual y el placer", aunque la promesa no ha dejado de ser cualquier cosa...

Huevo de jade, a la venta en Goop por 66 dólares. | Goop

Le llega la hora de apoquinar a Gwyneth Paltrow, cuya compañía, además de saldar la multa, se verá obligada a ofrecer el reembolso a las usuarias que hubieran comprado tan ¿mágico? producto.

Ay, ay... ¿Se lo pensará mejor la próxima vez, antes de ofrecer milagros?