La modelo inglesa es imagen de la firma de joyas danesa desde hace dos años. | @pandora

Georgia May Jagger: "Mi familia me ha enseñado a no tomarme demasiado en serio"

Aunque aún no ha logrado sacudirse la etiqueta de “hija de” (Mick Jagger y Jerry Hall), la modelo inglesa, se ha convertido en una empresaria “beauty” de éxito y en una combativa ecologista.

Ester Aguado

Nos atiende desde Los Ángeles, donde acaba de abrir su primera peluquería de lujo en Estados Unidos, Bleach London, y ha creado su propia línea de productos naturales para el cuidado de la piel. Divertida y cercana, Georgia es una de las modelos británicas más reconocidas desde que, en 2008, con 16 años, decidiera seguir los pasos de su madre y fuera fotografiada por Mario Testino; en 2012 apareció junto a Kate Moss, Naomi Campbell y Lily Donaldson en la ceremonia de clausura de los JJOO de Londres. Todo un icono.

¿Las joyas dicen más de ti que la ropa? ¿A quién le regalarías una?

Creo que sí. Tiendo a cambiarme de ropa con más frecuencia que de joyas, que suelen tener una historia sentimental, como un anillo que me regaló mi hermano o un collar que mi madre llevaba cuando tenía mi edad. Me gusta regalarle joyas a mi madre porque le encantan... Cuando se prueba pendientes y collares, me recuerda a cuando era pequeña y jugaba en su tocador.

¿Tu pieza favorita de Pandora?

Mi estilo es ecléctico, me gusta mezclar, así que me encantan los brazaletes Iconic Signature I-D, los pendientes de aro con charms Wearing Occasions... ¡y tengo un charm de un globo que heredé de una sesión anterior! Ahora, gracias a la colección Moments, me cuelgo los charms en el bolso o en la trabilla de los vaqueros y la hago más personal.

Colgante para el bolso Star Wars de la firma Pandora. | @pandora

¿Qué ha significado para ti ser el rostro de Pandora estos dos años?

Una experiencia increíble. La mejor parte de mi trabajo es colaborar con personas con talento y poder viajar. Conocí Copenhague, Tailandia y a un grupo completamente nuevo de amigas, las musas de Pandora: Tasya Van Ree, Larsen Thompson, Evan Mock o Precious Lee.

Un consejo de estilo importante...

El estilo trata de tener confianza en lo que llevas puesto. Tanto si eres una “menos es más” o una “más es más”, la seguridad es clave.

Estás a punto de cumplir 30... ¿Te impone la cifra o te emociona?

No me gusta pensar en ello. Me preocupaba mucho envejecer, pero ahora trato de disfrutar la vida tal como viene. La pandemia me hizo darme cuenta de que necesito apreciar lo que tengo, vivir más el presente y preocuparme menos por el futuro o por mi edad.

Después de 15 años en el mundo de la moda, ¿qué ha sido lo mejor y lo peor?

He tenido tantos momentos increíbles... Uno de mis favoritos fue mi primera portada del “Vogue” británico. O la de mis mejores amigas, Suki Waterhouse y Cara Delevingne. Tengo suerte de no haber pasado por malas experiencias, pero me he perdido la boda de mi mejor amigo y muchos cumpleaños, porque tengo un gran compromiso laboral.

Algún error del que aprendiste...

A hacer las maletas con exceso, porque no sabes cuánto tiempo estarás fuera de casa. Y a desmaquillarme antes de ir a dormir.

El mejor consejo que te han dado tu madre o Lizzy, tu hermana...

A ser puntual y amable con todos, incluso si no lo son contigo. Lizzy y mamá también me enseñaron que no hay que tomarse a una misma demasiado en serio.

No te dejaron maquillarte en casa hasta los 12, ¿lo haces a diario ahora?

No, pero me apasiona experimentar con el maquillaje cuando salgo por la noche. Siempre quiero probar con diferentes maquilladores: acabo de trabajar con Hourglass en una paleta sostenible, Curator Eyeshadow, donde puedes elegir tus propios tonos y divertirte.

¿Cómo es tu estilo y quién te inspira?

Soy una tomboy a la que le encanta usar Doc Martins y botas de vaquero. Me inspiran Gwen Stefani y la diseñadora Vivienne Westwood, que siempre desafía los cánones: ella diseña un top pero lo utiliza en la pasarela como una falda o usará algo al revés... y adoro que haga ropa de género neutro.

¿Todavía coleccionas zapatos, chaquetas vaqueras y trolls?

¡Claro! Los zapatos son mi obsesión. Me encantan las botas cowboy y cualquiera que sea brillante. Adoro los tacones altos, pero prefiero ir plana. Dos de mis amigos hacen las mejores chaquetas vaqueras, así que las renuevo constantemente y, sí, sigo adquiriendo trolls.

¿La habitación más importante de tu casa es el vestidor?

Evidentemente, el vestuario es muy importante para mí. Tengo mucha ropa vintage de mi madre y prendas prestadas de mi hermana, además de vestidos antiguos que colecciono. También adoro la cocina porque soy muy cocinillas; en mi familia siempre pasábamos el rato en ella.

Eres copropietaria de una cadena de peluquerías, Bleach London, ¿de qué color aún no te has teñido el pelo?

Acabamos de abrir nuestro primer salón en West Hollywood. Ahora mismo tengo el pelo arcoiris, me falta probar el lima claro y el cobre. Mi mamá acaba de teñírselo con ese tono y me ha sorprendido positivamente, porque nunca había cambiado hasta ahora su color de pelo.

Eres una acérrima defensora del medio ambiente...

Cuidar el medio ambiente debería ser importante para todos. Siempre he amado la naturaleza; solo tenemos una tierra y debemos cuidarla. Trabajo con la organización benéfica para la conservación de los océanos Project Zero porque el océano es nuestra fuerza vital, eso es lo que nos conecta a todos. Está en la raíz.

Creo que siempre llevas algún libro en tu bolso... ¿cuáles son los últimos?

“Los confidentes”, de Brett Easton Ellis y “Piranesi”, de Susanna Clarke.