@ Jotaeme

Garbiñe Muguruza: "Soy coqueta y me gusta vestir bien"

A sus 22 años, acaba de convertirse en campeona del Roland Garros tras derrotar a una figura como Serena Williams. Recuperamos la entrevista que salió publicada en el pasado número de 'Woman Fitness' donde también era portada.

Miriam Serrano | Woman.es

En los primeros instantes, parece seria, pero al poco se relaja y mientras la maquillan para nuestra sesión de fotos comentamos los vestidos de la gala de los Oscar. Lo que ocurre es que primero escucha y después habla. Es decir, una chica lista. Discreta y simpática, esta apasionada de la moda tiene una afición oculta: posar para las cámaras. En nuestra sesión de fotos, lo hace con tanta profesionalidad y naturalidad que le auguramos un futuro estupendo como modelo. Pero queda mucho para pensar en eso, su presente es un 2016 decisivo en su carrera: acaba de regresar a Barcelona, donde reside cuando no viaja, después de alcanzar los cuartos de final en el torneo de Dubái y ascender al cuarto puesto del ránking mundial de la WTA, la asociación de tenis femenino. Su mente está puesta en Wimbledon, donde defiende el título de subcampeona a finales de junio, y en la cita olímpica de Río de Janeiro, del 5 al 21 de agosto. Garbiñe fue elegida embajadora de BBVA en noviembre de 2014, cuando aún era una promesa, por ser una deportista joven y trabajadora, con unos valores de sencillez y excelencia que encajan muy bien con los de la entidad.

¿Qué te aporta el apoyo de BB VA como deportista?

Apoyos como los del BBVA son muy importantes para que los deportistas jóvenes puedan centrarse en sus carreras. En mi caso, BBVA estuvo ahí desde el principio, cuando aún no estaba entre las mejores del mundo, y confió en mí. Me enorgullece que digan que me escogieron por los valores que represento, como la sencillez y excelencia, y no solo por mi presente y futuro en el tenis. Espero seguir estando a la altura y que mantengan su confianza en mí.

¿Afrontas el año más importante en tu carrera?

Está siendo un año difícil, como tenía previsto, porque hay muchas cosas nuevas. Llego a los torneos como una de las favoritas y eso conlleva obligaciones que antes no tenía. Hay más presión e interés a mi alrededor, así que va a ser un año de aprendizaje, de saber estar, de aprender a lidiar con la presión, con todas las novedades que mi ránking implica. Por ejemplo, ahora sé que tendré que atender a la prensa al menos una hora al llegar a cada torneo, cuando antes no tenía que hacer nada más que entrenar y prepararme para el partido. Los torneos también te piden más apariciones con sponsors o actividades públicas que ellos organizan. Es más ruido alrededor, pero no cambiaría mi situación por nada del mundo, eso quiere decir que lo estoy haciendo bien. Lo importante este año es mantenerme ahí arriba.

¿Sueñas con repetir la final de Wimbledon de 2015 con Serena Williams?

Sueño con volver a tener oportunidades así. En Wimbledon todo se fue dando y terminé jugando la mejor final posible en el mejor escenario. Salí a por todas ante la número 1 del mundo y en esa ocasión no pudo ser. Pero trabajo duro día a día para poder tener opciones de estar en una situación así de nuevo. En el tenis todo pasa muy rápido, porque apenas acabas un torneo ya estás llegando al siguiente. Aquel éxito me sirvió para darme cuenta de que tengo nivel para optar a grandes cosas pero no puedo descuidar el trabajo diario que la gente no ve y que es el que me puede volver a llevar hasta ahí. Intento encontrar el equilibrio de todo lo que me está pasando y disfrutar de ello al mismo tiempo.

Te esperan grandes retos: Roland Garros, Wimbledon, los Juegos Olímpicos de Río... ¿En cuál esperas obtener mejor papel?

Tengo ganas de hacerlo bien, pero no me marco metas, solo estar sin lesiones, que mi cuerpo aguante y me permita hacer mi trabajo. Está claro que todas las citas grandes son muy ilusionantes, y este año los Juegos Olímpicos serán algo especial, porque son cada cuatro años y me apetece mucho vivir esa experiencia.

En un deporte tan individualista y solitario como el tenis, ¿qué sientes al jugar en equipo con la selección española?

Ya he tenido la oportunidad de jugar dos veces la Fed Cup y la verdad es que ha sido muy diferente y divertido. El tenis es muy solitario a veces y sentirte parte de un equipo es bonito y poder jugar no solo por ti sino también por tus compañeras y defender a tu país. Espero volver a estar en el equipo contra Italia y pelear para que España suba al Grupo Mundial. Es una oportunidad única, es el lugar donde merece estar el tenis español femenino.

¿Es verdad qué hay mucha rivalidad entre las mujeres en el circuito femenino?, ¿por qué?

Hay rivalidad como en el circuito masculino. Todos los tenistas somos muy competitivos y cuando saltas a la pista no hay posibilidad de empatar, o ganas tú o tu rival. Nos tenemos tremendo respeto entre todas, dentro y fuera de la pista, pero se trata de ganar cuando estás ahí fuera porque si no, la que se va a casa eres tú. Luego, tan amigas. Soy muy competitiva, pero el ansia de ganar te puede jugar malas pasadas y hay que aprender de todas esas situaciones.

Has marcado un estilo muy femenino en las pistas, ¿desde cuándo te gusta tanto la moda?

¡Desde siempre! Soy coqueta y me gusta vestirme bien siempre que puedo. Ten en cuenta que nos pasamos el día en chándal, así que cuando tengo oportunidad me gusta ponerme mona. No tengo muchas ocasiones, así que voy superpuesta al supermercado (risas).

¿Cómo fue eso de salir a la pista con bolso?, ¿qué sueles llevar dentro?

Pues lo que llevamos todas, pero además también pequeñas cosas para el partido: tiritas, horquillas, protección solar ya que estamos muy expuestas al sol…

Vistes de Stella McCartney en la pista, ¿demuestra tu interés por dar un toque más moderno en competición?

Tengo la suerte de que Stella McCartney tiene una línea de ropa deportiva para Adidas y me eligió para que compitiera con ella. Siempre hace unos diseños originales que combinan estilo, moda y comodidad. Son favorecedores, femeninos y además cambiamos colección con frecuencia, así no te cansas de la ropa que llevas. No creo que la feminidad, el ir bien conjuntada y el gusto por la moda vayan reñidas con la competición y que una mujer pueda dar lo mejor de sí en la pista igual que en cualquier ámbito de la vida.

Garbiñe Muguruza con total look de Stella McCartney para Adidas, diseñado en exclusiva para el Roland Garros | D.R

Con tu vida nómada, ¿cuándo y dónde vas de shopping?, ¿qué otras marcas te gustan?

Ir de compras me relaja. Viajar por todo el mundo te da la oportunidad de visitar lugares muy distintos y aprender de todas las culturas. Me gusta comprar tanto en tiendas clásicas como en zonas trendy. Me encanta mezclar piezas low cost con complementos o prendas más complementos de Armani, Boss, Gucci, Zara, Versace... Me gustan las curvas y el color. Y el diseño en la vestimenta deportiva.

Como buena venezolana, ¿vives la belleza con pasión?, ¿te interesan los tratamientos para estar guapa? Me gusta cuidarme y como tengo mucho tiempo muerto en hoteles, aviones, etc… me he aficionado a buscar blogs de moda y belleza donde te cuentan trucos prácticos… Soy autodidacta y voy probando cosas.

¿Cuidas especialmente tu alimentación?

Cada vez más; es importante para mi carrera. Me gusta comer de todo y voy aprendiendo qué me sienta mejor. Somos lo que comemos, y para un deportista profesional mantener tu cuerpo en las mejores condiciones es esencial, así que esa es otra de las cosas en las que trabajo y voy mejorando. No es fácil, ya lo sabemos…

¿Qué es lo más difícil del entrenamiento? Tu entrenador, Sam Sumyk, ¿es también confidente y apoyo fundamental en un mundo tan duro?

El entrenamiento, tanto físico como en pista, es básico para luego tener éxito. No hay nada que vaya a conseguir sin trabajar duro cada día. Como cualquier otra mujer que intenta hacer bien su trabajo. Y para mantener la motivación alta es clave un equipo que te mantenga positiva. Soy una persona muy perfeccionista y a veces me enfado por fallar varias bolas seguidas en un entreno. Sacarme de esa exigencia y hacerme seguir en positivo es muy importante para mí. Con Sam estamos trabajando muy bien, es muy paciente y alguien que sabe lo que conlleva estar ahí arriba.

¿Qué aficiones tienes fuera de la pista? Creo que te gusta mucho el cine…

Me encanta especialmente la música. Estoy todo el día con Spotify, viajo con un altavoz de estos guays que conecto al móvil y así me aseguro de poder escuchar música constantemente. Y según el día que tengo, pongo reggaeton, rock, hip hop, música clásica… También veo muchas pelis y series. Las pelis han de ser de acción o de miedo, con mucha sangre (risas).

¿Y qué es lo que más te gusta de Venezuela y de España?

La verdad es que tengo mucho de ambas. Me gusta la alegría latina, el sol, el calor de la gente… Y eso es un poco de los dos países. llamativos, en mi armario encontrarás ro