Kirsty Wigglesworth / GTRES

La fiebre por el estilo 'royal' de Meghan Markle llega a la universidad

La de Glasgow oferta un curso focalizado en el su estudio. 

Woman.es

Meghan Markle y Kate Middleton son portada habitualmente en los medios de comunicación de medio mundo por sus estilismos. Esto no es novedad siendo las dos máximas representantes femeninas de la generación joven de la realeza británica, la más mediática de Europa.

El hecho de que fuera de sus fronteras sean tan seguidas, hasta el punto de ser dos de las figuras más influyentes del mundo en el sector de la moda, permite entender su dimensión dentro del Reino Unido, donde todo lo que rodea a familia real se mira con lupa, incluidos los estilismos de las esposas del príncipe Harry y del príncipe William respectivamente. 

En realidad, esto no es algo que haya empezado a suceder con la irrupción de estas dos elegantes mujeres, sino que es habitual a lo largo de toda la historia de la corona británica. La reina Isabel II está considerada todo un icono del siglo XX y no hace tanto tiempo que el fenómeno Lady Di ocupaba páginas y más páginas de las principales revistas de su época por su personal estilo. 

En 1990 decide cortarse el pelo, asesorada por el estilista Sam McKnight, desde entonces siempre lució un pelo corto a capas, que le hizo adquirir un aire más sofisticado. | GTRES

Como estas cuatro damas, hay muchos ejemplos más si uno sigue repasando la historia. Y no solo dentro del universo femenino. De hecho, la moda masculina no se podría entender en la actualidad sin la importancia en ella de los miembros más destacados de la corona británica. Basta citar el ejemplo de Enrique VIII, duque de Windsor y príncipe de Gales, entre otros títulos, cuyo gusto por los estampados de cuadros en tonos marrones y grises acabó por bautizarlos con el sobrenombre de uno de sus títulos, el de príncipe de Gales precisamente, algo que se mantiene en la actualidad casi un siglo después. 

El interés de los británicos por su realeza es máximo desde hace siglos y solo hace falta revisar alguna de las series históricas que trate sobre algunas de las dinastías que han reinado en sus islas -véase 'Los Tudor' o 'Victoria', por ejemplo-, para entender que el peso de la moda en la historia de su corona es sobresaliente. Ante este contexto, se entiende mejor que la Universidad de Glasgow haya creado un curso on line en colaboración con la institución Historic Royal Palaces que repasará la relación de cinco dinastías con la moda. 

El curso, que permitirá a los estudiantes acceder al Royal Ceremonial Dress Colection, un archivo mágico que contiene 10 000 prendas que han pertenecido desde la reina Victoria a la actual monarca, pero también a la ya citada Diana de Gales, estará enfocado en cómo la familia real utiliza el instrumento de la moda para transmitir una imagen de fuerza, poder y riqueza. 

La iniciativa de la Universidad de Glasgow parece una formidable elección para formarse en historia de la moda con un enfoque muy específico, el de la corona real británica, uno de los grandes estandartes del sector desde hace varios siglos, cuya influencia se encargan de mantener vigente en la actualidad el dúo de cuñadas más famoso del planeta, Meghan y Kate.

 

Relacionados

-->