GTRES

La entrevista más personal de Cara Delevigne

Diana Matilla | Woman.es

Bajo la premisa de que Cara Delevingne dice sentirse "como un pequeño Gremlin y no una gran belleza", la entrevista publicada por Esquire desvela los secretos más profundos de la actriz y modelo (aunque ella solo se reconozca como lo primero), que no vivió una adolescencia fácil.  Aunque nunca ha escondido aspectos íntimos de su vida, en esta casión llama la atención por hablar, simple y llanamente, de algunos de ellos con total normalidad: entre los menos conocidos, revela que tuvo una infancia dolorosa pero privilegiada, por contradictorio que parezca.

Sus padres, ambos de buena familia, le proporcionaron una vida acomodada en Londres, pero la enfermedad de su madre (que padece trastorno bipolar) hizo que pasase largas temporadas sola, y en la adolescencia, cuando entendió todo, pasó a sufrir en silencio.

Cara, que a sus 23 años es ya la imagen de la generación de los millennials, vive bajo el mantra "Acepta tu rareza", lo que dice mucho de ella. "Deja de etiquetarte, empieza a vivir" es otra de sus frases fetiche. Y ella, que llevas estas y otras frases tatuadas, lo hace al pie de la letra.

Se define como una antimodelo: "La industria de la moda trata la superficie y no lo que hay debajo, no se trata de ser tu mismo. No sientes que importas como persona. Sientes que solo se valora tu aspecto, y así es."

Lo que la diferencia de otras modelos es que Cara Delevingne no esta interesada especialmente en la ropa: "En la lista de cosas que son importantes para mí, la ropa está muy abajo." Afirma que "nunca he tenido tanta ropa de diseñador. Nunca gastaría mucho dinero en una sola cosa. Pienso que es ridículo. Prefiero gastarme menos dinero y estar igual de cómoda. Sé que puedo ser bella de un montón de maneras. No en la vida real, pero enfrente de una cámara me puedo transformar muy fácilmente. No sé por qué."

Aunque nos parezca extraño, teniendo en cuenta su volumen de trabajo, la top afirma que "ser modelo no es algo que ame. Siempre he sentido que era un trabajo. Nunca ha sido una pasión. Hay algunas chicas que son preciosas todo el tiempo, es como son. Yo no. Yo soy una rarita, soy un poco payasa. Nunca he sentido que soy tan guapa. Y cuando poso, para mí, es un poco estúpido. Después de cinco minutos, tengo que poner alguna cara graciosa, para no sentirme como una tonta."

Sin embargo, ser modelo ha sido su profesión desde que fuese descubierta por la misma persona que lanzó a la fama a Kate Moss, y en esta entrevista, dura por su contenido, pero ligera por la naturalidad con la que la modelo trata aspectos tan íntimos, Cara Delevingne acaba confesando que, hace unos meses, cuando había decidido dejar de ser modelo, se fue a rodar una película en París. Un problema personal trajo consigo una recaída en su depresión y... ¿Resultado? "Volví a aceptar esos trabajos de modelo que no debería haber aceptado". Unas palabras sinceras de una de las mujeres más demandadas del moneto: "Podría aparentar ser otra persona, pero entonces sentiría que estoy huyendo de nuevo."