Emily Ratajkowski cumple 29 años. | @emrata / INSTAGRAM

Emily Ratajkowski y su marido no desean saber el sexo de su bebé hasta que no sea mayor de edad

Todo tiene una explicación.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Hace pocos días, Emily Ratajkowski anunciaba al mundo que espera su primer hijo junto a su marido, Sebastian Bear-McClard, con el que se casó hace ahora poco más de dos años. Así pues, y como era de esperar, ahora todas las miradas se centran en ella, máxime todavía cuando ha dado una entrevista para la revista Vogue en la que ha hablado de cosas tan interesantes como el por qué no piensa desvelar el sexo del bebé que espera.

-Emily Ratajkowski luce barriguita con el look más versátil (y de diez) del otoño.

- El selfie desnuda y embarazada con el que Emily Ratajkoswki nos desvela de cuántas semanas está.

"Cuando mi marido y yo les decimos a nuestros amigos que estoy embarazada, su primera pregunta después de 'felicidades' siempre suele ser: ¿Y ya sabéis qué queréis? Nos gusta responder que no sabremos el género hasta que nuestro hijo/a tenga 18 años y que nos lo hará saber entonces. Todos se ríen de esto", asegura, mientras continúa su importante alegato y punto de vista.

"Sin embargo, hay una verdad en nuestra línea de pensamiento, una que insinúa posibilidades que son mucho más complejas que los genitales con los que nazca nuestro hijo: la verdad de que, en última instancia, no tenemos idea de quién, en lugar de qué, está creciendo dentro de mi vientre. ¿Quién será esta persona? ¿De qué tipo de persona nos convertiremos en padres? ¿Cómo cambiarán nuestras vidas y quiénes somos? Este es un concepto maravilloso y aterrador, uno que nos deja indefensos y humillados", asegura.

Unas palabras que han sido escritas por la modelo y que dejan claro que la identidad de género, el sexo, la maternidad, quiénes somos o en qué nos convertimos son aún preguntas a las que todos nos enfrentamos sin saber muy bien cuáles son las respuestas. Un debate que lleva abierto algunos años pero que aún necesita de voces tan relevantes como la de Emily para que se pueda hablar con toda naturalidad.