La actriz y reciente mamá, ejerce de madrina en la presentación de los compromisos Mustela. | GTRES

Elena Furiase: “La maternidad me ha cambiado en todo”

La actriz acaba de ser mamá y su vida ha dado un giro de 180 grados. 

Patricia Rivera| Woman.es

Aunque la maternidad lo cambia todo, como dice Elena Furiase: “olvídate de todo lo que habías planeado durante el ” hay cosas, y marcas, esas que llamamos “de toda la vida”, que nos gusta que sigan ahí y nos acompañen en momentos tan importantes como el nacimiento de un hijo. Marcas como Mustela. Pero  también la firma de cuidados ha cambiado y este cambio se traduce en una serie de compromisos que han presentado con Elena Furiase como Madrina. 

Ella nos ha desvelado en qué consisten estos y por qué son tan importantes. También hemos hablado de su nueva vida como mamá y de lo importante que es la conciliación. 

¿En qué consisten los compromisos Mustela?

Mustela es una firma de toda la vida, y ahora ha decidido renovarse, intentando que todos sus productos tenga por ejemplo un 95% de productos naturales. Ellos por ejemplo se basan mucho en el aceite de aguacate, en la miel de la abeja… 

Para que lo que tu le des a tu hijo sea casi todo natural y eso está genial para nosotros y para el planeta y también hace que Mustela , que mucha gente tiene en su cabeza que es esa marca de toda la vida, de esta forma se renueva e intentan ser un poco más de hoy en día con los compromisos que tenemos. 

Cuando tienes que comprar un producto para el cuidado de tu bebé ¿qué requisitos tiene que cumplir? ¿En qué te fijas? 

Me fijo en que no tenga demasiados ingredientes con nombres que suenen a químico. Pero miro que estén hechos con productos naturales, que estén testado dermatológicamente, que tengan un compromiso con los bebés y los padres, que sea un producto en el que yo confíe, incluso que me lo eche yo también. 

¿Ha cambiado la maternidad tu forma de comprar el ser madre?

Siempre he sido muy tiquismiquis en ese sentido. Nunca he querido usar nada que tuviera demasiado perfume, ni muchos parabenos, ni nada de eso. Soy muy de echarme cremas y me gusta que sea todo lo más natural posible. 

Con los alimentos igual. Siempre miro los ingredientes. Procuro que no tengan muchos conservantes ni estabilizantes, ni nada de eso. Es cierto que contigo a veces lo dejas pasar, con el niño tienes más cuidado. Son tan chiquitos tan sensibles, que cualquier cosa que les pase te sientes responsable. 

El cuidado de la madre también es importante, ¿sigues alguna rutina especial? ¿Has cambiado tus hábitos anteriores? 

Ha cambiado porque tengo menos tiempo la verdad. Cuando me quedo dormida, me quedo dormida. Y hay veces que  cometo el error tan grande de ni desmaquillarme, pero porque se ha quedado en el niño en mis brazos dormido y no he querido soltarle por no despertarle. 

Pero siempre sigue una rutina sencilla: me lavo la cara con agua, luego aplico un tónico y crema de día y de noche.  Y siempre que termino una crema, cambio, elijo otro tratamiento. 

¿Has adaptado tu rutina al embarazo? 

Lo único que hecho es mantener mi piel bien hidratada, ser constante. 

  ¿Crees que es importante que los padres tengan además a su alcance productos con un compromiso detrás, como el de Mustela con el medio ambiente por ejemplo?

Creo que ya no como padres, que como seres humanos, deberíamos tener más conciencia medioambiental y fijarnos en que los productos tengan un compromiso con el medio ambiente. Y como padres mucho más porque tu vas a enseñarle eso a tus hijos. Creo que es la mejor opción. 

¿Qué hábitos has heredado de tu madre? 

Mi madre toma todas las mañanas productos naturales de herbolario, y claro eso que lo he visto en ella, pues al final yo acabo aplicándolo. Por ejemplo, si no me encuentro bien antes que un medicamento prefiero tomarme una infusión.

¿Y para el cuidado de tú bebé? 

Pues por ejemplo, a la hora del baño, apenas uso jabón, le baño con agua, y a continuación le aplico un poquito de aceite de masaje de Mustela. 

Pero no le embadurno. Todo cuanto más natural mejor, sobretodo cuando son tan pequeñitos como es ahora el mío. 

¿Te ha cambiado en algo la maternidad?

Me ha cambiado en todo. Me emociono muchísimo más. La maternidad me ha sensibilizado mucho. 

Ahora, desde la experiencia, ¿qué le dirías a una futura madre primeriza?

Le diría que todo lo que está pensando como va a ser, que se olvide. Cuando te ponen al bebé en tu regazo todo cambia. No sabes qué personalidad va a tener. Que estén tranquilas. Que los niños tosen, estornudan, hacen caca, hacen ruiditos, tienen dolores, lloran. Que todo es normal. 

Que si tienen dudas, pregunten. Que pidan ayuda. Que no sean esclavas. Que intenten salir y hacer vida desde le primer día. Yo desde que tenía una o dos semanas saqué a mi hijo, a un restaurante, a casa de mi madre… Que no crean que con la maternidad se acaba la vida. Al contrario, empiezan los momentos más bonitos. 

Tú no has parado ni durante el embarazo ni tras dar a luz, te hemos visto por ejemplo en plena promoción de ‘Arde Madrid’ ¿Cómo viviste el rodaje estando embarazada? 

Estando embarazada rodé ‘Arde Madrid’ pero fue poquito tiempo. Pero también estuve trabajando en una película, cuyo rodaje retomaremos en abril, porque aunque adaptaron los planos, muy generales, o casi primeros planos, tuvimos que aplazarlo. He tenido un embarazo muy bueno, superados los tres primeros meses en los que tuve muchas nauseas. Pero no he parado de trabajar, hasta el verano que quise descansar. En septiembre hice un par de cosas, di a luz en octubre y ahora he vuelto a trabajar. 

¿Es sencilla la conciliación dentro de tu profesión?

Ahora no estoy rodando, y puedo dedicarme al cuidado de mi hijo, pero en el momento que empiece se que los rodajes a veces son muy largos. Cuando estás embaraza es comprensible que muchas mujeres dejen algunos trabajos, porque te cansas mucho más, tu cuerpo necesita otro tipo de descanso. Yo tuve la suerte de estar rodando ‘Centro Médico’ durante el embarazo que se portaron conmigo maravillosamente y en la película también, me han tratado con un cariño y una una empatía que agradecí muchísimo. Se puede trabajar, por supuesto que se puede trabajar.