Dylan Penn en el Festival de cine de Cannes. | Getty images / GETTY

Dylan Penn: así es la hija de Sean Penn y Robin Wright de la que no dejas de escuchar hablar

Ha sido una de las sensaciones de la alfombra roja del festival de Cannes

María Aguirre

Maya Hawke, Margaret Qualley, Emma Roberts, Jaden Smith, Scott Eastwood... La lista de actrices y actores que se han seguido los pasos de sus progenitores, estrellas del cine, es muy amplia. En los últimos días, en Cannes, además de la presencia estelar de la modelo Iris Law, la hija de Jude Law y Sadie Frost, otro de los nombres pertenecientes a esta hornada de jóvenes artistas de padres famosos ha brillado con luz propia en la alfombra roja del bulevar de La Croisette: Dylan Penn.

A sus 30 años, la hija de Sean Penn y Robin Wright, ha protagonizado el papel más importante de su carrera hasta la fecha en la cinta 'Flag Day'. Dirigida por su padre, con el que ha posado en la ciudad francesa, está basada en las memorias de la periodista Jennifer Vogel, la a periodista e hija de uno de los estafadores y atracadores de bancos más famosos de Estados Unidos. 

Dylan Frances, nombre completo de la actriz, interpreta a la protagonista de esta cinta en la que también coincide en el reparto con su hermano pequeño, Hopper. El padre de ambos, Sean Penn, además de dirigirla también coprotagoniza esta película que opta a la Palma de Oro en el prestigioso festival de cine. 

Sean Penn junto a su hija Dylan Penn en la presentación de la película en la que trabajan juntos. | Getty images

Quién es Dylan Penn

Nacida el 13 de abril de 1991 en la ciudad de Los Angeles, Dylan Penn lleva el cine en la sangre. No en vano, su madre, la famosa actriz Robin Wright -'House of Cards'-, que precisamente acaba de estrenar su primera película como directora, 'En un lugar salvaje', tuvo que renunciar al papel de Lady Marian en aquella versión de Robin Hood que protagonizó Kevin Costner a comienzos de la década de los noventa al estar embaraza de su hija mayor, Dylan. 

La vida de Dylan Frances Penn no se diferencia tanto de la de muchos adolescentes, con sus idas y venidas, aunque lógicamente ella creció en un entorno donde las oportunidades no fueron un problema. Estudió en San Francisco en una escuela privada (aquí el matiz del lujo entra en juego) y probó sin éxito una aventura en la Universidad del Sur de California (USC) que apenas duró seis meses. Después, se mudó a Nueva York, ciudad en la que disfrutó de su veintena, para bien y para mal.

Por un lado, se labró una carrera como modelo después de debutar en una campaña para Gap en el año 2013. Uno después firmó por la agencia Premier Model Management. Pero también alternó distintos trabajos cotidianos con esta faceta como modelo que, poco a poco, amplió a la actuación -también trabajó como editora de guion y artista de storyboard, detrás de las cámaras-. En este sentido, se puso por primera vez delante de una cámara en el videoclip de la canción de Nick Jonas, 'Chains', y después participó en películas como 'Condemned' y 'Elvis&Nixon'.

Sin embargo, su carrera nunca llegó a despuntar como parece que lo hará ahora tras las buenas críticas que ha recibido por su trabajo en 'Flag Day'. Entre medias, también ha tenido que lidiar con problemas de adicción con el alcohol. De hecho, fue detenida un par de veces por conducir bajo los efectos del alcohol, según se publicó en diversos medios norteamericanos en su momento, y tuvo que entrar en una clínica de desintoxicación por dicha adicción.  

Dylan Penn en un desfile en Londres. | David Buchan / GETTY

Ahora que acaba de entrar en la treintena, Dylan Frances Penn afronta un momento profesional dulce y su trabajo en la cinta dirigida por su padre la ha convertido inmediatamente en uno de los rostros femeninos a seguir en la industria de Hollywood y también de la moda, que es una de las grandes pasiones de la artista californiana. No en vano, es una espectadora habitual en citas como la Semana de la Moda de Nueva York y la de París

El tiempo dirá si es capaz de continuar el legado de sus padres a su mismo nivel profesional. No lo tiene fácil, puesto que el listón está muy alto. Prueba de ello es son los Oscar que tiene su padre, Sean Penn, y el Globo de Oro de su madre, Robin Wright.