Meghan Markle y el príncipe Harry, sonrientes y cómplices en su aparición en Londres.  | Doug Peters / GTRES

Los duques de Sussex no paran: negocio vegano y contrato con Spotify

Suma y sigue.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Está claro que el príncipe Harry y Meghan Markle se están intentando aclimatar a su nueva vida lo más rápido posible. Tras anunciar hace ya varios meses que daban un paso atrás como miembros senior de la casa real británica, la pareja se centró en encontrar un país y una ciudad en la que comenzar un nuevo camino en el que pudiesen disfrutar de un mayor anonimato. Algo que el príncipe Harry siempre ha querido para su mujer y su hijo, Archie, ya que nunca ha querido que su familia viva el acoso que sufrió su madre, Lady Di.

Así pues, y tras llegar a un acuerdo con la reina Isabel II, el príncipe Harry y Meghan Markle pusieron rumbo a Canadá, país que había sido durante muchos años casa de la duquesa de Sussex (ya que la serie 'Suits' se rodaba allí). Allí estuvieron un par de meses, pero cuando la crisis por coronavirus comenzó, la pareja decidió mudarse de nuevo. ¿A dónde? A Los Ángeles, ciudad en la que nació Meghan Markle y donde reside actualmente su madre, Doria. 

Instalados en una mansión (no se supo muy bien si en Malibú o en Beverly Hills), la pareja pasó la cuarentena con su hijo y con un equipo de seguridad que veló por la intimidad de los duques de Sussex y Archie. Sin embargo, luego decidieron mudarse a Santa Bárbara (a hora y media en coche de Los Ángeles) y desde allí es desde donde la pareja está haciendo acto de presencia virtual' en numerosas charlas para apoyar distintas causas con las que colaboran.

Sin embargo, lo que parece ir también viento en popa a toda vela son sus innumerables contratos que, de irles bien, les reportarán millones de euros. Tras firmar la colaboración con Netflix, ahora la pareja ha unido fuerzas con Spotify para lanzar dentro de poco un podcast de estilo de vida saludable y que intentará ayudar a todos aquellos que lo están pasando mal debido a la pandemia por coronavirus que estamos atravesando. ¿El nombre? Archewell, el mismo que el de la fundación que también iniciaron hace poco.

Además, Meghan Markle, en solitario, habría invertido en una firma de 'Superlattes' veganos de la mano de su amiga, Oprah Winfrey. Un negocio redondo ya que Oprah convierte en oro todo lo que toca. Así pues, podemos afirmar que los duques de Sussex están haciendo todo lo posible por montar su propio imperio lejos de la familia real británica.