Elegantes y muy enamorados, los Duques de Sussex siguen enamorando con sus apariciones públicas. | Kirsty Wigglesworth / GTRES

Los duques de Sussex podrían haber estado en los Oscar 2020

Momentazo.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

La gala de los Oscar 2020 nos ha dejado 'looks' de impresión y un ligero sabor amargo en los labios porque ni Antonio Banderas ni Pedro Almódovar se alzaron con los premios a los que optaban. Sin embargo, disfrutamos de nuevo de una noche en el que el glamour y la elegancia fueron los absolutos protagonistas.

Una gala que estuvo marcada por el alegato feminista de Brie Larson, Sigourney Weaver y Gal Gadot y por apariciones estelares como la de Stella del Carmen junto a su padre, Antonio Banderas, y su actual pareja, Nicole Kimpel. 

Sin embargo, y a medida que llega la resaca 'postOscar', nos vamos enterando de datos curiosos que en su momento nos perdimos porque se mantuvieron en la más estricta intimidad. Como por ejemplo, el hecho de que Meghan Markle y el príncipe Harry podrían haber estado en los premios Oscar 2020 pero prefirieron mantenerse al margen.

Ha sido la revista Hello! (en su edición británica) la que ha desvelado que la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas de Hollywood les planteó a los duques de Sussex la posibilidad de presentar el premio a mejor película. Vaya, que hubiesen sido los encargados de poner punto y final a la gala, ya que este es el último galardón que se concede durante la ceremonia. 

Un broche de oro que seguro hubiese supuesto todo un golpe de efecto ahora que Meghan Markle y el príncipe Harry quieren pasar más tiempo en Norteamérica. "Se sintieron enormemente halagados por la oportunidad, pero declinaron amablemente la invitación", asegura una fuente consultado por la revista británica.

Una noticia que llega días después de saber que los duques de Sussex asistieron a la cumbre 'Alternative Investment Summit', organizada en Miami por la empresa JP Morgan. Una aparición que el príncipe Harry aprovechó para dar un discurso en el que habló de lo difícil que fue superar la muerte de su madre y la necesidad de proteger a Meghan Markle y a su hijo del acoso mediático.