Un discurso muy necesario. | Jesus Briones / GTRES

Siri Hustvedt dedica su discurso a todas las niñas "que se niegan a estar calladas"

Premio Princesa de Asturias de las Letras.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

La escritora, novelista, ensayista y poeta estadounidense, Siri Hustvedt ha recogido el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019 y lo ha hecho ofreciendo un discurso tan realista como necesario en una época en la que las mujeres luchamos más que nunca por la igualdad. 

Con el teatro Campoamor como testigo, Siri Hustvedt ha recordado como de niña "leía sobre reyes, reinas y magia, pero también de cautiverio, racismo, miedo a los desconocidos y niñas a las que se les castigaba por no querer ser modosas y estar calladas". También ha querido compartir otros detalles de su infancia que considera importantes a la hora de hablar de feminismo: "Me maravillaba ante las cosas corrientes, pero aprendí pronto las reglas de la vida. ¿Por qué los niños podían dar brincos cuando ganaban un concurso de caligrafía y a las niñas no se nos dejaba ni sonreír, y menos aún levantar los brazos en el aire?". 

Vivimos en un mundo en el que cada vez la gente sabe más sobre menos cosas. El conocimiento especializado ha dado lugar a grandes avances técnicos, medicamentos potentes, teorías complejas sobre el lenguaje y la cultura, y obras de arte impresionantes”, ha dicho. “También ha llevado a callejones sin salida en varias disciplinas y a fantasías de que una idea es novedosa cuando no lo es”, ha apuntado.

Sin embargo, lo más interesante de su discurso llegaba en su recta final: “A mi yo adulto no le cuesta imaginar un mundo en el que las ideas circulan libremente entre disciplinas sin una jerarquía discriminatoria, un mundo donde las niñas pueden alardear tanto como los niños y éstos no les tienen miedo, un mundo en el que se han disuelto las viejas fronteras. Este premio llega de la mano de una niña, una princesa. Me gustaría que fuera para todas las niñas que leen muchos libros sobre un sinfín de temas, que piensan, preguntan, dudan, imaginan y se niegan a estar calladas”.