Ghislaine Maxwell en un evento en 2013. | Laura Cavanaugh / GETTY

Detenida Ghislaine Maxwell, expareja de Jeffrey Epstein, el protagonista del documental de Netflix más visto durante la cuarentena sobre abusos a menores

Llevaba un año prófuga de la justicia norteamericana por participar en la captación de las menores.

Woman.es

El caso Epstein sigue ofreciendo nuevos capítulos, y no hablamos del documental de Netflix de reciente estreno -'Asquerosamente rico'- que arrasó en la parte final de la cuarentena, sino a la realidad, que ya sabemos de sobra que supera siempre, desgraciadamente a la ficción. La última bomba con respecto al caso del famoso empresario que se suicidó en su celda apenas un mes después de ser detenido al ser acusado de crear una red de tráfico sexual de menores es que ha sido arrestada por el FBI Ghislaine Maxwell, su expareja y amiga íntima, después de un año prófuga de la justicia por su implicación en los gravísimos delitos de índole sexual cometidos por Jeffrey Epstein. 

Maxwell, detenida en Bradford (estado de New Hampshire), es la hija del magnate británico de la comunicación Robert Maxwell, y es el contacto que permitió a Epstein acceder a las más altas esferas de la sociedad, incluyendo entre sus amigos al príncipe Andrés, a quien el escándalo ya le obligó a renunciar a su labor de representación oficial de la casa real británica hace unos meses, manchando además la boda de su hija Beatriz que finalmente fue cancelada por la pandemia de la COVID-19.

Ahora, su nombre ha vuelto a saltar de pleno a la palestra porque en la rueda de prenda en la que la fiscal del distrito sur de Nueva York, Audrey Strauss, ha explicado las acusaciones contra Maxwell, ha aprovechado también para reclamar la colaboración del hijo de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo. “Nos agradaría que el príncipe Andrés viniera a hablar con nosotros, y poder contar con su declaración”, ha declarado la fiscal, en unas palabras que seguramente levantarán de nuevo mucho revuelo en Gran Bretaña al presionar con ellas directamente a Buckingham Palace.  

 

De momento, Strauss ha confirmado que Ghislaine se enfrenta a seis delitos, cuatro de ellos por "persuadir, inducir, atraer y coaccionar" a menores con un objetivo sexual entre los años 1994 y 1997. Por lo tanto, se acusa a la empresaria de colaborar directamente y de forma decisiva con el pedófilo multimillonario al participar en la captación de las menores que sufrieron abusos por parte de Epstein. Además, también se enfrenta a dos delitos más por falso testimonio a las autoridades en el año 2016. 

Ghislaine Maxwell se enfrentará ante un tribunal por todos estos delitos de los que tendrá difícil escapar impune a tenor de lo que indican las pruebas y los testimonios de las víctimas, como es el caso de los recogidos en el documental de Netflix dedicado al caso en exclusiva.

Relacionados