GETTY

Demi Lovato, más sincera que nunca: "Yo vivía rápido e iba a morir joven"

Demi Lovato habla abiertamente sobre sus problemas con la bulimia, las drogas y su trastorno bipolar.

Marina Coll | Woman.es

A sus 23 años, Demi Lovato ha vivido más cosas de las que le gustaría y todo a raíz de su falta de autoestima. La cantante y actriz se ha sincerado sobre todos sus problemas en el número de julio de la revista American Way, donde muestra toda una historia de superación personal.

La chica Disney confiesa que desde niña siempre ha luchado contra su imagen corporal, lo que le llevó a “la depresión, pensamientos suicidas e impulsos autodestructivos”. Con solo 12 años, había empezado a cortarse y su objetivo principal era conseguir estar muy delgada porque pensaba que era el cuerpo que se suponía que debía tener.

La historia empeoró cuando obtuvo el papel en ‘Camp Rock’, ya que a partir de ahí empezó a automedicarse con alcohol, cocaína y OxyCotin. Llegó a tal punto, que la cantante golpeó a una de sus bailarinas mientras estaba de gira con los Jonas Brothers. “Yo vivía rápido e iba a morir joven. No pensaba que fuera a llegar a los 21”, confiesa. Después de eso, Demi se dio cuenta que necesitaba ayuda y acudió a un centro de rehabilitación donde le diagnosticaron bulimia y trastorno bipolar.

“Así que ahora estoy en rehabilitación, y pensé: Oh, bien, ahora el mundo piensa que soy solo otro estereotipo”, declara durante la entrevista a la revista americana. A partir de ese momento, Demi empezó a comer pero los demás problemas fueron a más. Por ello, decidió retarse a sí misma y meterse durante un año en una casa sobria, donde finalmente combatió sus adicciones. En 2012 se tomó su última copa y admite que sigue asistiendo a las reuniones de Alcohólicos Anónimos.

Finalmente, Demi cuenta cómo ha cambiado desde todo aquello. “Cuando tengo que conocer y saludar, no puedo contar la cantidad de veces que chicas me han enseñado sus brazos cubiertos de cicatrices o cortes”, y añade que seguidamente le dicen que ella les ha ayudado a salir de eso, a dejar de hacerse daño. “Escuchar esas cosas dio un significado nuevo a mi vida”.